Enviar
De más a menos
La Tricolor de Ricardo La Volpe mermó su rendimiento en la fase de grupos de la Copa Oro

Como el cangrejo. Esa es la mejor manera de catalogar el desempeño de la Tricolor en la primera fase de la Copa Oro, que cerró con un contundente triunfo, un angustioso empate y una aplastante derrota.
Hace una semana todo era fiesta, se le metieron cinco goles a Cuba, hubo contundencia. El jueves apareció el sufrimiento, al empatar a uno ante El Salvador con anotación milagrosa, al min. 94 de Randal Brenes. Ya algo olía mal.
Hasta que llegó el momento esperado, el llamado “juego de la verdad” ante México y vaya que lo fue, porque “la verdad” la Tricolor se vio muy mal y terminó perdiendo 4-1, gracias a que Keylor Navas estuvo en una gran tarde e impidió que la paliza fuese mayor.
Cada partido con un peor rendimiento, con una presentación menor, con más dudas en el accionar, que como dice el entrenador Enrique Vázquez, es solo la continuidad de un trabajo deficiente que se mostró desde el fogueo ante Nigeria.
Vázquez asegura que desde que observó el partido ante los africanos sintió que la preparación no iba bien. Ese juego, realizado en el Estadio Nacional terminó con victoria tica 1-0.
“Me parece que nosotros estamos reflejando lo que se vio previamente, ante Nigeria se reflejaba una falta de cohesión de grupo en el juego, que se ratificó en esta fase de grupos”, destacó el estratega.
Para Enrique, Costa Rica no se vio tan mal ante Cuba porque el rival no exigía nada, teniendo en cuenta que no es un país con tradición futbolera, lo que facilitó la goleada 5-0.
“Ahora sí, ya en el segundo encuentro, contra una selección que sí tiene conceptos de juego, surgieron todas las deficiencias de Costa Rica, al punto de empatar de milagro”, externó Vázquez.
Pero el acabose para el entrenador se dio ante los mexicanos.
“Mientras todos los mexicanos cantaron su himno y estaban concentrados en el juego y lo que debían hacer, solo tres costarricenses estaban cantando, otros masticando chicles y otros observando el estadio, ya en ese instante la derrota era inminente”, agregó.
Con el correr de los minutos con goles se ratificó lo que presagiaba Vázquez, para quien no quedó ninguna duda de que hay una diferencia muy marcada en cuanto a fútbol, ayudados por un mal planteamiento de La Volpe.
“Tras el segundo gol se debió modificar el parado en la cancha y no lo hizo, se mantuvo lo mismo y por eso entraron dos más. Esta selección viene en decaimiento en este torneo, arrancó bien y ahora va de pique”, dijo.
El futuro lo ve cargado de nubes oscuras, no presagia buenas cosas, ya que los potenciales rivales (Honduras, Guatemala o Jamaica), siempre han sido complicados.
“No veo nada bien lo que viene, ante México no fue un accidente porque el equipo no ofrece nada, no hay volumen de juego, es una incapacidad total en la parte ofensiva, somos nulos”.
Igual de decepcionado se mostró el exgoleador y entrenador Juan Carlos Arguedas, para quien al mando de La Volpe la selección no ha evolucionado nada de nada.
“Lo que queda es el discurso de todos los técnicos de que hay que trabajar más, pero el equipo no está demostrando ninguna mejoría, el rendimiento viene para atrás en la Copa Oro”, afirmó Arguedas.
El accionar de la Tricolor ante México lo califica de muy malo, parecido al que se tuvo ante El Salvador y que no califica el partido ante Cuba como bueno, ya que era un rival muy poco calificado.
“Lo malo es que falta de todo, carácter, personalidad, liderazgo, ante México fue para todos los ticos muy decepcionante. El equipo debe mejorar mucho para lo que se viene, pero en tan pocos días lo dudo”, amplió Juan Carlos.

Cristian Williams
[email protected]
Ver comentarios