Logo La República

Jueves, 17 de octubre de 2019



NOTA DE TANO


…cuando el “Chino” Láscarez se sentó en la bola

Gaetano Pandolfo [email protected] | Miércoles 09 octubre, 2019

ariel lassiter escudo liga

Hace 67 años, el Deportivo Saprissa aplastó 5-1 a la Liga en el Estadio Nacional, le dio una bailada de padre y señor mío, y minutos antes de que terminara el partido, Carlos “Chino” Láscarez se sentó en el balón, provocando, desde luego, la furia de los jugadores manudos, objeto de burla de parte del habilidoso delantero morado, quien al año siguiente viajó a México para convertirse en figura de los choriceros del Toluca.

Lógicamente que los futbolistas rojinegros iniciaron una salvaje cacería sobre las piernas del “Chino” y fue entonces que, para evitar que se diera la agresión y salvaguardar la integridad física del futbolista, el técnico del Saprissa, el brasileño, Otto Pedro Bumbell, sacó del partido a Láscarez y luego en el vestuario le dio una regañada que retumbó por todo el coliseo, por su falta de profesionalismo y de respeto hacia sus rivales.

Lea más: ¡La Cueva es del León! Alajuelense goleó a Saprissa y es más líder que nunca

Como miles y miles de seguidores del Alajuelense, pasaron los años y siempre, en la escuela, el colegio, la universidad y el trabajo, los manudos fuimos objetos de burla de parte del saprissismo, cuando recordaban y se regocijaban con la acción del “Chino”.

Lógicamente, las nuevas generaciones no conocieron del suceso, pero quedamos centenares de sobrevivientes manudos, que por más de medio siglo soportamos con estoicismo y mucha tolerancia, la burla de los seguidores del Saprissa, un equipo maravilloso que en la década 50-60 ofreció cátedra de exquisito fútbol.

“¿Recuerdan cuando el “Chino” Láscarez se sentó en la bola durante la bailada que les dimos?”, esto a cada rato por años enteros.

Lea más: Alajuelense en fuga

Entonces, sin querer “meter carbón” y solo para “joder un rato”…, ¿qué sentirían y cómo reaccionarían los fanáticos del Saprissa, si el pasado domingo, después de que Marco Ureña anotó el quinto gol, en la paliza que la Liga le metió al Monstruo, un jugador del Alajuelense, supongamos que Ariel Lássiter, autor de dos de los cinco goles erizos, hubiese hecho lo mismo que el “Chino” Láscarez y se sienta en el balón, para burlarse de sus rivales en el terreno de juego?

Desde luego que se hubiera armado una bronca de altos vuelos, pero, con todo respeto para la gran familia morada, finalmente, y después de 67 primaveras, hubiese llegado la revancha para los viejos seguidores del Alajuelense, ahora sí, con un argumento idéntico para responder a las burlas eternas del saprissismo.

Ahí les dejamos el tema, picando.

[email protected]






© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.