Enviar
Clientes pagan costosa factura por tarjetas
En promedio, tasas de interés reales llegan a un 26% en colones, y al 28% en dólaresá

Víctor Sanabria
[email protected]

Comprar hoy y pagar después. Aunque la frase suena seductora, esta estrategia se podría convertir en una cara factura para los usuarios de tarjetas de crédito.
Las tasas que pagan los clientes, en algunos casos, son cercanas al 50%.
En promedio, los intereses de las tarjetas en términos reales son de un 26% en colones y de un 28% en dólares, considerando la oferta de la banca pública y privada contemplada en el último estudio de la Dirección de Apoyo al Consumidor.
Por ello, aunque el fin del plástico es servir como medio de pago, y facilitar así la adquisición de bienes y servicios, el retraso en los pagos de contado se podría traducir en costosos intereses. Muchas veces, desconocidos por los mismo deudores.
Ante este contexto, hay expertos que recomiendan que si se trata de una compra programada, es valioso que el cliente vaya a algún banco y solicite un préstamo personal. La razón: ofrecen tasas más bajas que las tarjetas.
“Las tarjetas de crédito deben ser vistas como un mecanismo para hacer compras de bienes de uso, que no podemos pagar de contado, pero que tampoco queremos financiarlos en las condiciones de créditos comerciales”, afirmó, Arnoldo Trejos, subgerente comercial de Banco Crédito Agrícola de Cartago.
Eso sí, si la compra tiene que ser en el extranjero y de manera inesperada, la tarjeta de crédito le podría ofrecer un valor, traducido en conveniencia.
“En cualquier producto financiero de crédito, el cliente debe ser consciente de su capacidad de pago a corto y mediado plazo. Las instituciones financieras prudentemente evaluamos esta capacidad, sin embargo el cliente eventualmente puede adquirir obligaciones adicionales a las comprometidas inicialmente”, advirtió Jorge Mora, director de tarjetas y canales alternos de HSBC.
Por otro lado, en el marco financiero actual los clientes han disminuido sus solicitudes de demanda de este instrumento de pago. Al menos así lo reflejan algunas entidades.
En el caso de la morosidad, aún no se ha visto ningún incremento significativo, de acuerdo con las entidades consultadas y estadísticas de la Superintendencia General de Entidades Financieras.
“En momentos de ajustes económicos, además de buscar ofertas y promociones, los clientes necesitan productos efectivos e innovadores que le ayuden a ordenar su situación financiera y a alcanzar metas”, comentó Gabriel Pascual, gerente de tarjetas de crédito de Scotiabank.


Ver comentarios