Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NACIONALES


Cambios en gabinete atrasarían agenda de Laura

Esteban Arrieta [email protected] | Lunes 16 mayo, 2011



Equipo de trabajo de la mandataria sufrió bajas sensibles durante primer año de gestión
Cambios en gabinete atrasarían agenda de Laura
Reacomodo de jerarcas genera nuevo análisis de entorno de instituciones

Una serie de cambios en su gabinete durante el primer año de gobierno podrían traducirse en atrasos para que la presidenta Laura Chinchilla pueda sacar su agenda de trabajo.
Es normal que cualquier mandatario haga ajustes en su primer año de gobierno, sin embargo el hecho de que nueve funcionarios de alto rango, entre ministros y viceministros, hayan dimitido demostraría un grado de incertidumbre sobre los planes supuestamente en ejecución.
Haciendo un recuento, la primera ministra en renunciar fue Guiselle Goyenaga, en la cartera de Deportes, debido a las críticas de las asociaciones deportivas y a los errores en su gestión. La dimisión se anunció el 8 de febrero anterior.
Tres días después, Clotilde Fonseca, de Ciencia y Tecnología, adujo que no era capaz de ajustarse a la rigidez de la burocracia.
A ella, le siguieron Marco Vargas, ministro de la Presidencia, y José María Tijerino, ministro de Seguridad, quienes tuvieron que dejar el cargo por cuestionamientos relacionados con la efectividad de su desempeño.
“Las salidas continuas a lo largo del tiempo dejan la impresión de que no hay una visión global. Si las cosas son tan complicadas, lo mejor sería una reorganización total y no esa reorganización a cuentagotas, que da la impresión de falta de control y de visión en el gabinete. No es normal que se hayan dado tantos cambios y lo peor, es que no pasa un mes sin que haya cambios o rumores, eso no está bien”, expresó Manuel Rojas, analista político.
En el gobierno anterior, tuvieron que pasar dos años y cuatro meses para que Oscar Arias viera cómo su cuarto ministro dejaba el cargo. En aquella ocasión, renunciaron Alfredo Volio (Producción), Kevin Casas (Vicepresidencia y Planificación), Fernando Berrocal (Seguridad) y Fernando Zumbado (Vivienda). Este último, dejó el cargo el 6 de agosto de 2008.
Además de los rumores de otras salidas, los cambios en carteras cruciales, es otro punto de preocupación. En el caso de Seguridad, todo el equipo fue renovado en menos de un año.
Los viceministros Jorge Chavarría y Flora Calvo dimitieron para participar en el concurso de fiscal de la República y por divergencias con el Ministro, respectivamente. En el caso de Tijerino, tuvo que dejar al cargo, tras una serie de errores políticos y contradicciones.
La mejora en la seguridad ciudadana fue una de las promesas de campaña de la mandataria y hasta el momento, sus esfuerzos han sido infructuosos, de acuerdo con las últimas encuestas de opinión, ya que los costarricenses siguen pensando que este es el principal problema del país.
“A mí me parece que más allá de que sí hay una cantidad importante de cambios, esto significa que no estaba visualizado el rumbo de este gobierno, ni mucho menos las características de las personas, lo que demuestra cierta improvisación en la escogencia del equipo de gobierno. Hay renuncias que me generan mucha preocupación, como por ejemplo, lo que ha pasado en Seguridad, donde se fue todo el equipo, a pesar de que es el principal problema del país”, indicó Danilo Cubero, secretario del Movimiento Libertario.
Pero no solo en el gabinete ha habido cambios, ya que en el caso de la Asamblea Legislativa, Guillermo Zúñiga decidió renunciar a su curul por el Partido Liberación Nacional, tras aducir que la mandataria no lo tomó en cuenta para elaborar la reforma fiscal, a pesar de que él fue ministro de Hacienda en la administración anterior y uno de los diputados nacionales designados por Chinchilla.
A las dimisiones en el Congreso, debe sumarse la renuncia de Viviana Martín a la jefatura de las filas verdiblancas, a pesar de que la Presidenta trató de sostenerla en el cargo, enfrentándose a 11 legisladores de su bancada recientemente.
“En un partido que dice tener historia, que tiene un supuesto programa y un supuesto norte, no es de recibo tantos cambios. Eso sí, le reconozco a la Presidenta que haya tenido el coraje de hacerlos, aunque para mí, todavía faltan más modificaciones de ministros que no han dado la talla, como Gloria Abraham, en Agricultura”, indicó Manrique Oviedo, jefe de fracción del Partido Acción Ciudadana.
Pese a que la cantidad de cambios en el gabinete es alta, Chinchilla sostiene que se trata de algo normal e indica que el ciclo de valoraciones ya terminó tras el primer año y que no habrá más renuncias, a menos que se presente alguna situación personal.
“Solo ha habido cuatro cambios, no hay que tenerle miedo al cambio; en otros países cambian la mitad del gabinete al finalizar el primer año. A mí me parece que simplemente estamos viendo un estilo de Gobierno, que no tiene ningún temor a revisarse a sí mismo; lo que pasa es que en el pasado hubo presidentes que dejaron ministros a pesar de que no daban la talla”, manifestó Chinchilla.

Esteban Arrieta
[email protected]