Enviar

Es importante el paso voluntario de las empresas hacia procesos que vayan de la mano con el ambiente, antes de que deban hacerlo obligatoriamente

Avancemos con acierto

Empresas que operan en Costa Rica, al igual que lo hacen otras en el mundo, se van incorporando poco a poco, por voluntad propia, a las prácticas que ayudan a mejorar el ambiente. Estos pasos adelante en productos y servicios que no dañen o dañen el mínimo a la naturaleza, es algo que se debe resaltar para que sean emulados.
En el caso del que nos habla el martes anterior un artículo de este medio, fueron ocho las empresas que dieron el acertado paso y una de ellas, Prodex, ya cuenta con la acreditación ISO-14001, que el resto espera recibir pronto.
Es importante destacar que estas prácticas les han permitido en algunos casos ahorrar hasta $8 mil anuales en sus presupuestos. Es decir, que estas empresas ya han podido valorar, por experiencia propia, las ventajas económicas que pueden sumar a las de orden ambiental.
En ciertos casos, algunas compañías pueden recuperar en un corto periodo las inversiones hechas para dejar de contaminar y a partir de ahí empezar a ver los ahorros anuales en sus presupuestos. A esto se suman la certeza y la satisfacción de no contaminar ya el ambiente y de saber que su negocio marcha por el cauce de la sostenibilidad.
No pasará mucho tiempo seguramente para que todas las empresas deban entrar, obligatoriamente, a operar de esta forma. Por eso es de suma importancia que la mayoría comience a hacerlo de forma voluntaria. Que los ejemplos exitosos sirvan para que nazca en otros el deseo de emularlos.
Cuanto más rápido sea el paso en el país de unos procesos contaminantes a uno amigable con el ambiente, mayores beneficios tendremos todos porque nuestra realidad entonces será coherente con la imagen que hemos querido proyectar más allá de nuestras fronteras y que favorece nuestro crecimiento en turismo y en general.
Debemos ser capaces de producir y brindar servicios de un modo que se convierta en un valor más que mostrar al visitante.
La construcción de la marca país que nos distinga como verdaderos protectores del ambiente y del planeta es una tarea de todos, pero empresarios por un lado y Gobierno por el otro deben sumar cada día más ejemplos, como los arriba comentados, para producir también los encadenamientos necesarios para el paso hacia la ecoproducción y los ecoservicios.
Ver comentarios