Enviar

ESTAR BIEN

Advierten del riesgo de analgésicos solubles por contenido de sal

201311272320210.m4.jpg
Algunos analgésicos solubles tomados regularmente por millones de personas en el Reino Unido pueden suponer un riesgo para la salud debido a su alto contenido de sal, advierte un estudio publicado en el British Medical Journal.
Algunas fórmulas de estos fármacos efervescentes, si se toma diariamente la dosis máxima, pueden provocar problemas cardiacos y apoplejías, según la investigación, a cargo del médico Jacob George, del Hospital Ninewells de Dundee (Escocia).
George analizó los casos de 1,2 millones de pacientes en el Reino Unido, tuvo en cuenta los efervescentes y halló una relación entre las tabletas solubles y los ataques cardiacos y las apoplejías.
La Fundación Británica del Corazón (BHF, siglas en inglés) ha puntualizado, no obstante, que la investigación se refiere concretamente a las personas que toman estos fármacos a diario, pues si se toma ocasionalmente no perjudicará la salud.
Muchos efervescentes tienen un alto contenido de sal porque para que puedan disolverse deben contener bicarbonato, que suelen ir mezclado con sal, agrega la investigación.
“Sabemos que altos índices de sal causan hipertensión y la hipertensión lleva a la apoplejía”, afirmó George, y resaltó que hay mucha gente que compra estas medicinas sin prescripción médica.
Según el estudio, los niveles de sodio en las tabletas efervescentes llegan en algunos casos de 18 mmol, aproximadamente una quinta parte de una pequeña cuchara.

Un estudio vincula la oxitocina con la fidelidad masculina y la monogamia

La oxitocina, conocida como la “hormona del amor”, desempeña un importante papel en la fidelidad masculina y la monogamia, según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Bonn (oeste de Alemania).
Los científicos descubrieron en su estudio, publicado en la revista Proceedings, de la Academia de Ciencias estadounidense, que los hombres con elevadas cantidades de oxitocina en el cerebro ven a sus parejas más atractivas que aquellos con niveles más bajos.
Para alcanzar estos resultados suministraron oxitocina mediante un espray nasal a un grupo de 40 hombres heterosexuales que vivían con su pareja en el momento del estudio.
Así descubrieron que, ante la visión de la propia pareja, esta hormona se ocupa de activar el centro de gratificación en el cerebro masculino, fortaleciendo de este modo los comportamientos monógamos en los hombres.
“Este mecanismo biológico actúa de modo muy parecido a una droga”, ya que “tanto en el amor como en el consumo de drogas se busca estimular el centro de satisfacción del cerebro”, explica el director del estudio, René Hurlemann.
Según apunta el científico, la oxitocina estimula el contacto entre las parejas ya que, por medio de este, se mantiene alto el nivel de esta hormona y ello repercute en una potenciación de la relación sentimental.
Hurlemann recuerda que “el hombre constituye una excepción”, ya que la monogamia no es un patrón de conducta muy extendido entre los animales salvajes.

Ver comentarios