Acepta negociar PLN baja en deuda política
“La única forma de garantizar el ahorro por concepto de la deuda política, es por medio de la aprobación de una ley”, considera Luis Guillermo Solís, candidato del PAC. Gerson Vargas/La República
Enviar

Convoca miércoles a reunión a todos los partidos

Acepta negociar PLN baja en deuda política

Verdiblancos ponen condiciones inviables de arranque, de acuerdo con el PAC

A 15 días de la fecha límite para reducir la deuda política, Liberación Nacional (PLN) aceptó iniciar negociaciones con otros grupos en la Asamblea Legislativa para disminuir el gasto de la campaña electoral.

201309162233100.n33.jpg
No obstante, si por la víspera se saca el día, las negociaciones quedarán tan solo en un intento, pues los verdiblancos pusieron varias condiciones para rebajar la contribución estatal en unos ¢20 mil millones.
Entre los requisitos —que no son bien vistos por la oposición— se encuentra el autorizar el uso de los bonos de la deuda política por medio de un nuevo mecanismo, el cual sería regulado por la Sugef.
Asimismo, desean avalar a las sociedades anónimas para que den donaciones en especie.
“Hemos pedido a Luis Fernando Mendoza, presidente del Congreso, que convoque a los otros partidos a una reunión en su despacho este miércoles, con el objetivo de llegar a un acuerdo sobre este tema”, indicó Antonio Álvarez Desanti, jefe de campaña del PLN.
La propuesta de Álvarez se dio horas después de que Luis Guillermo Solís, candidato del PAC, emplazó a su rival del PLN Johnny Araya, para que se comprometiera a reducir la deuda política de ¢36 mil millones a ¢23 mil millones.
Esto, al considerar que el país no tiene tanta plata para gastar en unas elecciones, en momentos en que el déficit fiscal llegaría al 6% del PIB.
“La Asamblea Nacional del PLN ya tomó una decisión de no cobrar la totalidad de la deuda política. Lo que nosotros le pedimos al señor Araya es que vayamos más allá y dejemos esto por ley para garantizar el ahorro de todos los partidos”, explica Solís.
El temor del aspirante rojiamarillo se basa en que si la reducción de la deuda política no se aprueba antes de la fecha límite del 2 de octubre, al final de la contienda electoral los partidos podrán cobrar la contribución estatal basados en un porcentaje del 0,19% del PIB y no del 0,11% del PIB, como se está proponiendo para ahorrar dinero.
La deuda política es la contribución que hace el Gobierno a los partidos políticos, para que estos financien sus gastos de campaña como transporte, signos externos y publicidad. El dinero se entrega vía presupuesto nacional, es decir, es financiado con el pago de impuestos de los costarricenses.
Las condiciones exigidas por el PLN para reducir la deuda política fueron criticadas a priori por los legisladores del PAC.
Por ejemplo, Juan Carlos Mendoza indicó que en el fondo los verdiblancos no quieren reducir la deuda política, pues lo que proponen es inviable.
“A estas alturas de la contienda electoral todo cambio en el Código tiene que contar con el aval del Tribunal Supremo de Elecciones y ellos ya han dicho que no avalan las donaciones en especie de sociedades anónimas”, explicó Mendoza.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios