Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 3 Abril, 2013

Era muy difícil prever que un cardenal argentino pudiera ser escogido Papa, no se le consideraba entre los papables, si no es por sus méritos personales


El Papa Francisco

El Colegio Cardenalicio (CC) de la Iglesia Católica es su mayor jerarquía institucional, integrado por los Cardenales, que los nombra el Papa, quienes obligadamente se pensionan a los 80 años, mientras los Arzobispos y Obispos a la edad de 75 años.
Su función más importante es nombrar el Papa, en reunión denominada Cónclave, por fallecimiento o renuncia del anterior, asesorarlo sobre su gobierno y en aspectos de las creencias del catolicismo.


El CC representa cinco continentes y 66 países, de 192 que hay en la ONU, de los cuales el Vaticano tiene relaciones diplomáticas con 179.
Con Argentina el Vaticano reanudó relaciones en 1899, rotas en el primer gobierno de Julio Roca (1880-86), quien impulsó leyes liberales similares a las de Costa Rica de 1884-88.
El tamaño del CC es definido por los papas, los Concilios o el mismo CC. Antes de 1555 el CC no superó los 30 cardenales. El Papa Pablo IV (1555-1559) lo aumentó a 40 cardenales, Pío IV (1559-1565) lo elevó a 76. Desde Sixto V hasta Juan XXIII se mantuvo en 70 cardenales. En 1958 se aumentó a 75, en 1960 a 88, en 1962 a 90, Pablo VI lo elevó desde 105 hasta 144 y limitó los electores por edad a 120. Benedicto XVI aumentó su número a 207.
De los 207 Cardenales el CC tiene 117 electores, entre los que se escoge el Papa, dos de ellos no asistieron, 61 de Europa, 19 de América Latina, 14 de Norteamérica, 11 de África, 11 de Asia y uno de Oceanía.
De los 61 europeos 28 son italianos, seis alemanes, cinco españoles, cuatro de Polonia, cuatro de Francia, dos de Portugal y 12 de 12 países.
De los 19 latinoamericanos, cinco de Brasil, tres de México, dos de Argentina y nueve de nueve países. La tradición de elección de papas hasta Juan Pablo II era de cardenales italianos que pertenecieran preferiblemente a la nobleza o aristocracia.
Esta estructura colonial de representación es muy similar a la de la FIFA, donde Europa tiene 53 países, África 54, Asia 46, Concacaf 35, Sudamérica diez y Oceanía 11, con un total de 208 asociaciones nacionales, donde el sistema de eliminatorias privilegia para las finales la mayor participación de países europeos.
Era muy difícil prever que un cardenal argentino pudiera ser escogido Papa, no se le consideraba entre los papables, si no es por sus méritos personales, su capacidad políglota, su don de negociador político, su avanzada edad que lo hace Papa de transición.
Entre los muchos retos del Papa Francisco están el acercar la Iglesia a los pobres (vínculo a Francisco de Asís), marcar sencillez y austeridad, atender la caída de fieles católicos en el mundo, los escándalos de pederastia y del Banco del Vaticano, reformar la curia romana, remover la estructura piramidal de poder eclesiástico con amplia descentralización eclesiástica.
También, ampliar el número de cardenales latinoamericanos, fortalecer las conferencias episcopales de cada país, el acceso de mujeres al sacerdocio y el celibato, aceptarse como pastor universal de los católicos más no de los cristianos, aceptar más los estados laicos, los anticonceptivos, la fertilización in vitro, los matrimonios homosexuales, la interrupción de embarazos calificados, las relaciones sexuales sin intención de procrear, el uso de preservativos, las relaciones prematrimoniales, los segundos matrimonios luego de divorcios, y potenciar el ecumenismo.
 

Vladimir de la Cruz