Enviar
Zapatero y Rajoy se enfrentan en vibrante debate

Madrid
EFE

Los dos principales candidatos en las elecciones del domingo, el socialista y jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder conservador Mariano Rajoy, protagonizaron ayer un vibrante debate en el que expusieron sus visiones contrapuestas de cómo gobernar España.
A seis días de los comicios, con las últimas encuestas que indican una tendencia favorable a los socialistas de hasta cuatro puntos, los dos aspirantes repasaron, y chocaron, en una amplio abanico de temas desde el precio de las patatas a la lucha contra ETA, o la gestión de la inmigración.
El debate, en el que se repetía escenario, tuvo mayor intensidad y proyección de futuro que el primero, aunque el pasado, en forma de guerra de Irak y atentados del 11 de marzo de 2004, también estuvo presente.
Zapatero, abrió el fuego con una exposición inicial de sus principales propuestas.
Armado con lo que presentó como “El Libro blanco” de sus cifras, señaló la creación de dos millones de empleos, la mitad para mujeres, con el objetivo final del pleno empleo y la plena igualdad, en un país “que alcance las cuotas de educación de cultura que se merece una gran potencia como es España”.
Rajoy, recurrió a la economía para armar su réplica y asegurar que después de 4 años de Gobierno socialista hay “un gran número de españoles que no lo están pasando bien” y tienen que “apretar el cinturón para llegar a final de mes”.
También fue encendido el apartado de la inmigración, en el que Rajoy sostuvo que “hay que poner orden y control” para que los derechos de los españoles no se vean afectados” y afirmó que la actual política “no se puede mantener”.
“Hay muchas personas que se pueden ver perjudicadas y se ven perjudicadas”, a causa de ello, agregó Rajoy, que dijo que la inmigración tiene que ser “legal, con contrato y con integración”, y de cara al futuro defendió “expulsar a los que delinquen aunque lleven cinco años en España, prohibir por ley las regularizaciones masivas y crear una agencia de empleo”.
El tono subió cuando tocó el turno al terrorismo y la lucha contra ETA, que centró gran parte de la dura oposición ejercida por el Partido Popular (PP) de Rajoy en esta legislatura, en la que acusó a Zapatero de mentir a los españoles sobre el fallido proceso de negociación con la banda terrorista que persigue por las armas la independencia del País Vasco.
Ver comentarios