Enviar
Viernes 17 Octubre, 2014

¿De qué depende que la “dulce rutina” de abrir un día sí y otro también, se mantenga en modo ON? En la base de todo, destaca como fundamento y piedra angular, la pasión del emprendedor por su negocio


¡Ya abrimos!

Lo anuncian por igual, el gran almacén, la pequeña pastelería del barrio y el joven soñador que en el garaje de su casa en el Valle de Santa Clara en California, una y otra vez, inicia un nuevo emprendimiento y al cabo de unos cuantos años, celebra la consolidación de su esfuerzo.
En todos estos casos, de manera independiente al tamaño de las puertas que se abren, las emociones son de la misma dimensión. Pero, ¿de qué depende que la “dulce rutina” de abrir un día sí y otro también, se mantenga en modo ON?
Son muchas las cosas que hay que hacer para lograrlo, pero en la base de todo, destaca como fundamento y piedra angular, la pasión del emprendedor por su negocio que lo lleva a mantener intacta la ilusión de la primera vez.


A ello debe sumarse mucha disciplina, para cuidar el patrimonio y fortalecer el activo, respetando siempre a aquella persona jurídica, que si bien no es materia orgánica, si cuenta con su propia dinámica que la faculta para moverse, la hace crecer, o si se detiene, puede fallecer.
Repaso y saludo, varios casos de éxito de empresarios costarricenses, todos consolidados después de años de maduración de sus conocimientos y de su paso primero como trabajadores, aprendiendo y perfilando su futuro emprendimiento y puedo destacar un rasgo distintivo que los caracteriza y es que no he dejado de mirar una sonrisa y percibir un buen estado de ánimo en cada uno de ellos.
En diferentes épocas y escenarios, muchos otros han abierto una nueva era, con repercusiones profundas en la vida del hombre. Lo hizo Jesucristo al fundar su Iglesia, Gutenberg al crear la imprenta y en nuestro tiempo los inventores de Internet.
De la misma forma, se abrió a la libertad la Puerta de Brandeburgo, al desarrollo las esclusas de Miraflores y..., si en este punto, volteamos la mirada hacia un plano personal, más íntimo, quisiera decirte, amiga, amigo, que si estás agobiado por vicios o angustias, es tiempo ya de ponerte de acuerdo con tus sentimientos y tu fuerza de voluntad, para abrir tus brazos y llenarte de ilusión.
Abre la nueva empresa de tu vida, ya verás cómo el viento cambia de dirección y empieza a soplar a tu favor.
Ten en cuenta que como en toda actividad, seguirán ahí presentes en la balanza, los pesos y contrapesos; el secreto está en que con tu esfuerzo decidido y constante, te asegures de mantener la “mitad más uno” de tu lado, con ello ganarás la partida y una sonrisa marcará tu rostro, como sello indeleble del triunfador.

Giovanny Portuguez

Empresario de software
www.connexis.wordpress.com