Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NACIONALES


Vienen obras por $1.700 millones

Danny Canales [email protected] | Lunes 09 abril, 2012



Desatorada agenda de infraestructura
Vienen obras por $1.700 millones

Trabajos ayudarán a superar gran rezago que sufre el país

Luego de años de espera, todos los astros se alinearon sobre la agenda de infraestructura.
Una constelación de obras logró avanzar el mes anterior y se espera que su construcción inicie entre este año y el próximo.
Son cuatro proyectos, pero representan una inversión por el orden de los $1.700 millones.
Un megapuerto en el Caribe, la ampliación de dos carreteras y la construcción de otra son los proyectos que comprende la agenda.
Con el desarrollo de las obras se busca dejar atrás la mala imagen que tiene el país en materia vial y portuaria a nivel mundial.
El aval para llevar a cabo la construcción de la terminal de contenedores en Moín, Limón, es el proyecto estrella.
Consiste en una isla que hará las veces de puerto con capacidad para atender barcos de hasta 8 mil contenedores.
Con una inversión cercana a $1 mil millones, comprende además la instalación de 13 grúas y un rompeolas de 1,5 kilómetros.
La obra se dividirá en tres etapas y solo en la primera se invertirán $620 millones. Además generará 1.000 puestos de empleo para la fase constructiva.
La Contraloría otorgó el refrendo a la gran terminal portuaria el 21 de marzo; este es el último trámite burocrático.
No obstante, debido a que aún se deben completar los estudios y el diseño final, el inicio de los trabajos está fijado para setiembre de 2013.
Otro gran avance que se logró fue la cesión del contrato de concesión para ampliar la carretera que lleva de la capital hacia San Ramón.
La empresa brasileña OAS asumió a finales de marzo el plan que le había sido adjudicado en un principio a Autopistas del Valle.
Lo que promueve la concesión es ampliar a ocho y seis carriles los tramos de carretera con mayor tránsito y construir un paso entre Río Segundo y Belén.
Además comprende pasos a desnivel en las intersecciones más concurridas y dotar a la principal vía del país de componentes de seguridad.
El costo de los trabajos se ha estimado en $550 millones, preliminarmente. El traspaso del proyecto debe ser aprobado por el Consejo Nacional de Concesiones y luego por la Contraloría.
El plan para ampliar el tramo de carretera entre Cañas y Liberia, en Guanacaste, también dio un paso adelante el mes anterior.
Luego de varias apelaciones, que al final fueron desestimadas, se logró firmar el contrato.
De dos a cuatro carriles se ampliará el tramo de carretera que se va a intervenir. Además contará con aceras, ciclovías y puentes peatonales.
El costo de los trabajos asciende a $96 millones; la construcción le fue otorgada al Consorcio FCC.
Si no vuelven a surgir trabas, los trabajos en la ruta a Guanacaste iniciarán este mes.
Casi paralelamente se desarrollará la construcción del Corredor Vial Noratlántico, que consiste en una carretera que conecte la zona norte con el Caribe.
El proyecto, conocido como Chilamate-Vuelta de Kooper, comprende una inversión cercana a $55 millones.
Tanto esta nueva ruta como la ampliación del paso entre Cañas y Liberia son de importancia para el transporte de mercadería regional.
Además son compromisos que asumió el país dentro del Proyecto Mesoamérica, una iniciativa de los gobiernos desde México hasta Panamá que promueve la modernización de la infraestructura.
Tomando en cuenta que Costa Rica es de los países más devaluados en materia de infraestructura el esfuerzo que se debe hacer es mayor.
Los puertos ticos son los quintos más ineficientes del mundo y en carreteras se está en el puesto 124, de 142 países evaluados.

Danny Canales
[email protected]