Unos Goya muy repartidos
Enviar
CINE
Unos Goya muy repartidos

“No habrá paz para los malvados”, de Enrique Urbizu, se ha erigido como la ganadora de los XXVI Premios Goya del cine español con seis galardones, en una edición en la que el mejor filme iberoamericano ha sido el argentino “Un cuento chino”.
Frente a los seis premios de la película de Urbizu entre ellos el de mejor película, director y actor para José Coronado, la película que partía como favorita, “La piel que habito”, de Pedro Almodóvar, se tuvo que contentar con cuatro de los 16 galardones a los que optaba.

El filme de Almodóvar, protagonizado por Antonio Banderas y Elena Anaya, se llevó los premios de mejor actriz, música para Alberto Iglesias, actor revelación para Jan Cornet y maquillaje.
Ya antes de empezar la gala, Banderas había afirmado convencido: “Creo que esta no es mi noche, pero alguna vez lo será”.
La premonición de Banderas se cumplió y fue la dura película de Urbizu, una historia compleja sobre la preparación de un atentado en Madrid mezclado con el recorrido vital y corrupto de un policía, la que se impuso.
Aunque durante toda la ceremonia la igualdad fue la nota detonante y los premios se fueron repartiendo de forma igualitaria, Urbizu se descolgó del pelotón casi al final de la gala.
Pero su victoria se empezó a dibujar cuando recibió el Goya al mejor guion y, sobre todo, cuando Pedro Almodóvar perdía el de mejor guion frente a “Arrugas”, la primera cinta de animación en lograrlo en la historia de estos premios.
El thriller de Urbizu, que partía con 14 nominaciones, se llevó además del premio a la mejor película, director y actor, los de mejor guion original, montaje y sonido.
La tercera en discordia, “La voz dormida”, consiguió el reconocimiento para dos de sus actrices, Ana Wagener como secundaria y María León como revelación, por sus papeles en el tercer filme de Benito Zambrano, con el estigma del cine sobre la Guerra Civil española.
Y aunque parecía que el western no iba a tener lugar en la gala de premios del cine español, a mitad de ceremonia “Blackthorn” recogió cosecha en las categorías técnicas.
También salió bien parada “Eva”, ópera prima de ciencia ficción con la que Kike Maíllo ganó como director novel, además de recibir el Goya al mejor secundario, para Lluís Homar, y el de efectos especiales.
En el apartado iberoamericano, ganó el cine argentino: “Un cuento chino”.
Finalmente, “The Artist”, de Michel Hazanavicius y nominada a diez premios Oscar, continuó su carrera de éxito y se llevó el Goya a la mejor película europea.

Madrid / EFE

Ver comentarios