Enviar
Una epopeya sorprendente

• El director Robert Zemeckis sigue explorando las posibilidades expresivas de la tecnología aplicada al cine

Beowulf: La leyenda
(Beowulf)
Dirección: Robert Zemeckis. Reparto: Ray Winstone, Robin Wright Penn, Anthony Hopkins, Angelina Jolie. Duración: 1:53. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 8.

Desde sus albores, el arte cinematográfico no ha dejado de evolucionar. Esta vitalidad se debe al genio visionario de cineastas como Robert Zemeckis, los cuales no se cansan de poner a prueba las posibilidades expresivas del medio, explorando su capacidad de adaptarse a nuevos lenguajes y herramientas.
Con “Beowulf - La leyenda”, Zemeckis sigue perfeccionando la misma técnica empleada en la hermosa fábula navideña “El Expreso Polar” (2004). Se trata de un tipo de animación digital que, mediante el recurso de captación de movimiento, permite incorporar el trabajo de actores de carne y hueso.
El resultado es algo novedoso y sorprendente, que no es animación, ni acción real; sino una fusión y una superación de ambas cosas. Posiblemente, estamos ante los primeros pasos del entretenimiento del futuro.
El argumento de “Beowulf” está libremente inspirado en un antiguo poema de la tradición anglosajona, convertido en guion por dos escritores de lujo: el prestigioso creador de cómics Neil Gaiman (“Sandman”) y Roger Avary (premio Oscar por “Pulp Fiction – Tiempos violentos”, 1994). Sangrienta y sexualmente atrevida, esta cautivante epopeya fantástica recuerda la estética de las novelas gráficas para adultos, que se publican en la revista “Heavy Metal”.
El título se refiere a un valiente guerrero nórdico, quien llega a las costas de Dinamarca, en el año 507 después de Cristo. El anciano rey Hrothgar es incapaz de defender a sus súbditos de los ataques de una horrenda criatura llamada Grendel. Por ello, ofrece la mitad de su patrimonio a quien pueda destruir al monstruo. Beowulf lleva a cabo la misión, aunque de esta manera, despierta las iras de la pérfida y poderosa madre de Grendel.
Concebida para su proyección en pantalla gigante IMAX con el sistema 3D, “Beowulf” ofrece una experiencia visualmente seductora, alcanzando logros inéditos en cuanto a realismo fotográfico de la imagen virtual.
El único aspecto que no convence del todo, es la expresión vacía en los rostros de los personajes. Detrás de ellos, es fácil detectar la presencia de artistas conocidos como el veterano Anthony Hopkins o la sensual Angelina Jolie. Sin embargo, hace falta humanidad en su mirada, que luce curiosamente artificial. Ello le confiere a la película cierta frialdad, que a su vez se convierte en un freno, impidiéndole conseguir la plena participación emotiva del público.
Acompañada por una magnífica partitura musical de Alan Silvestri, “Beowulf – La leyenda” constituye un espectáculo suntuoso, que se deja recomendar por su asombroso cuidado formal y ritmo trepidante.
Ver comentarios