Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NACIONALES


Tren de carga toma fuerza

Danny Canales [email protected] | Martes 29 abril, 2008



Ruta hacia el Caribe será ampliada y se analiza llevar el ferrocarril a más regiones
Tren de carga toma fuerza

• Empresarios demandan servicio para mejorar la capacidad de transporte

Danny Canales
[email protected]

El crecimiento de las importaciones y exportaciones en el país le ha abierto un gran nicho de mercado al ferrocarril.
S
olo este año se estima que el trasiego de carga por ese medio de transporte crecerá alrededor de un 40%, en relación al año anterior.
Debido al buen resultado experimentado, este año se hará la mayor inversión al sistema ferroviario desde que fue rehabilitado para el trasiego de mercancía.
Aunque por el momento el acero y las frutas son los principales productos que transporta el ferrocarril, la inversión busca ampliar la gama de bienes que se trasegarán mediante rieles.
El plan de fortalecimiento del tren de carga contempla dos iniciativas. Por un lado, se invertirán $4,5 millones para ampliar la
vía al Caribe y, por otro, se contratará un estudio para determinar la posibilidad de llevar el ferrocarril a más regiones.
Los trabajos en el Caribe, que serán financiados por el Banco Mundial, contemplan la construcción del tramo entre Pococí y Río Frío y de un centro de acopio de carga, comentó Miguel Carabaguíaz, presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer).
Entre las obras destaca además la rehabilitación del paso sobre el río Chirripó, que fue interrumpido hace 15 años por una crecida de la corriente, así como reparar la línea para que el tren pueda llegar hasta los muelles limonenses.
La construcción del nuevo tramo responde al aumento del traslado de frutas —como banano y piña— y de otros productos, que hay en los alrededores de Río Frío.
Adicionalmente al au
mento de la red en el Caribe, el Incofer gestiona la contratación de un estudio que determine las rutas de mayor demanda de carga, con el propósito de abrir nuevas rutas ferroviarias.
Con ese objetivo, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) prestará $600 mil al Incofer. La consultoría se iniciará apenas se cuente con los recursos disponibles, aseguró Carabaguíaz.
Una de las rutas que podrían habilitarse sería la de Cartago a Alajuela, pues estudios preliminares del Incofer determinaron que en ese paso se producen alrededor de 1,3 millones de toneladas de carga.
“El estudio deberá determinar la anuencia que tienen las empresas ubicadas en el trayecto de la línea férrea para trasladar sus productos por tren”, dijo el jerarca del Incofer, quien comentó que incluso se analiza acercar lo más posible la línea férrea a las empresas para facilitarles el trabajo de carga de sus mercancías.
El plan para ampliar el servicio del ferrocarril tiene el respaldo de la empresa privada.
“Es urgente tener más alternativas para el transporte de carga, sobre todo ante el aumento de los fletes, tanto en costo como en tiempo”, dijo Rafael Carrillo, gerente financiero de Molinos de Costa Rica.
El industrial comentó que varias empresas ubicadas entre Heredia y Alajuela tienen gran interés en el tren, incluso en participar en el financiamiento de los trabajos que se necesitan para reactivar el servicio desde y hacia el Pacífico, mediante un fideicomiso con el BCIE.
La reactivación del ferrocarril de carga tiene tres propósitos fundamentales que son ofrecer una nueva alternativa de transporte a las empresas, reducir el consumo de combustibles y mermar el impacto del transporte de carg
a en las carreteras.
Sobre ese último punto, se estima que para trasladar las 180 mil toneladas de car
ga que se hará mediante el ferrocarril, se ocuparían poco más 8 mil furgones.
El ferrocarril que se emplea para carga actualmente comprende 13 vagones de capacidad de 35 toneladas cada uno, lo que equivale a 455 toneladas por viaje, en cambio un furgón puede transportar hasta 22 toneladas por viaje, según las disposiciones de tránsito.
El sistema ferroviario nacional había sido cerrado en 1995, pues el gobierno determinó que no era rentable; sin embargo, Carabaguíaz destacó que los beneficios colaterales que produce el tren lo convierten en una gran alternativa para el transporte.