Enviar
Costa Rica perdería unos $1.000 millones, según Unión Europea
Tratados presionan reforma fiscal

País deberá buscar nuevas fuentes de recaudación conforme se vayan cumpliendo los periodos de desgravación arancelaria

Wilmer Murillo
[email protected]  

La conformación de la unión aduanera centroamericana impulsada por los tratados de libre comercio podría agudizar la falta de recursos fiscales de los países centroamericanos, lo cual genera una presión para efectuar una reforma fiscal.
En el caso de Costa Rica, por ejemplo, los ingresos por aduanas representan el 4% del Producto Interno Bruto (PIB) y para la región centroamericana en su conjunto equivalen al 1,8%.
La principal consecuencia que tendría la firma de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea sería una nueva contribución a la desaparición de esos ingresos, cuyo peso en el gasto gubernamental del país es muy elevado, según analistas comunitarios.
Pero aunque las autoridades costarricenses coinciden en la paulatina desaparición de los ingresos en aduanas, discrepan en los montos.
“En aduanas, el flujo de caja registra aranceles, impuesto de ventas y selectivo de consumo y los impuestos especiales que pagan algunos bienes como los autos”, dijo Fernando Rodríguez representante del Ministerio de Hacienda.
Los ingresos por aranceles representan el 8% de la recaudación total del año pasado, unos $250 millones, agregó Rodríguez.
A pesar de la caída de ingresos por los tratados de libre comercio, especialistas como Fernand Sala, representante de Europa para la cooperación, consideran que la unión aduanera debe marchar a toda costa, pues los recursos fiscales “de todas maneras van a desaparecer”.
“Los ministros de Hacienda que digan lo contrario no se estarían ajustando a la verdad… con la aplicación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Costa Rica verá desaparecer el 30% de sus ingresos de aduanas, un 35% por su comercio con Centroamérica y otro 15% una vez que se firme el Acuerdo de Asociación con Europa”, adujo el experto.
Esta situación obligaría a Costa Rica a proponer reformas en el área fiscal. A su juicio una de ellas implicaría analizar el impuesto de ventas para convertirlo en un tributo al valor agregado, a fin de generar más ingresos fiscales y apelar a otras reformas para compensar la ausencia de esos ingresos.
Rodríguez, por su parte, coincidió en que Costa Rica ciertamente deberá buscar nuevas fuentes de recaudación conforme se vayan cumpliendo los periodos de desgravación arancelaria.
Otros expertos como Fernando Rueda-Junqueras, catedrático de la Universidad de Burgos, España, consideran que la negociación del acuerdo con Europa, Costa Rica debería “arañar” más recursos para compensar la caída de los ingresos aduaneros.
A pesar de esa limitante financiera, en el marco del Acuerdo de Asociación con Centroamérica la cooperación económica es para el avance y la ejecución de la unión aduanera centroamericana.
Los países del Viejo Continente aportaron un presupuesto de cooperación de 40 millones de euros y prevén aportar otros 75 millones entre este año y 2013 con ese objetivo.
No obstante que para Costa Rica los ingresos de aduanas son vitales para la estabilidad de sus finanzas, es el país que menos recibirá de esa ayuda, estimada en solo 35 millones de euros. La situación obedece a que Costa Rica es considerada un país con rentabilidad media, en relación con el resto de sus socios centroamericanos.
La cooperación sería para que la región adecue todos los procedimientos legales que requerirá para la puesta en marcha de la unión aduanera, mecanismo que busca unir las aduanas del istmo para lograr el libre movimiento de las mercancías en los cinco países.


Ver comentarios