Trafigura busca ser líder de importaciones petroleras en México
La apertura del mercado de combustible mexicano ofrece una oportunidad de inversión a las compañías de trading, a las refinerías estadounidenses de la Costa del Golfo y a empresas locales.
Enviar

Trafigura y la subsidiaria petrolera Puma Energy se encaminan a convertirse en los mayores importadores privados de combustible de México con la llegada de la competencia al mercado, que antes estaba controlado por el Estado.
A la comercializadora de materias primas y a Puma, con sede en Ámsterdam y Singapur respectivamente, se les han otorgado permisos de importación del 60% de la gasolina y 53% del diésel autorizados para entrar al país desde el 1 de abril, fecha en que México comenzó a permitir que las empresas privadas importaran combustible. Anteriormente, solo la petrolera estatal Petróleos Mexicanos, Pemex, tenía autorización.
La apertura del mercado de combustible mexicano ofrece una oportunidad de inversión a las compañías de trading, a las refinerías estadounidenses de la Costa del Golfo y a empresas locales, que antes no podían aprovechar la creciente demanda nacional de energía.
“México es uno de los importadores de productos petroleros más grandes de América Latina y obviamente este es el tipo de lugar que buscan las comercializadoras para posicionarse”, dijo vía telefónica Robert Campbell, director de investigación de productos petrolíferos de Energy Aspects.
A Trafigura y a Puma —en la que el trader holandés tiene un 48,7%— se les han otorgado permisos anuales para importar un total de 17.800 millones de litros de gasolina (112 millones de barriles) y 9.200 millones de litros de diésel (57,9 millones). Eso se compara con los más de 150 millones de barriles de gasolina y 50 millones de barriles de diésel que Pemex importó el año pasado, según información de la Secretaría de Energía.
Trafigura y Puma aún no están autorizados para vender o distribuir combustible en México, ya que para comercializar el producto, deben obtenerse permisos adicionales ante la Comisión Reguladora de Energía.
“Si Puma está pidiendo importar volúmenes gigantescos, esa es la forma en la que se está cubriendo. Porque insisto, es el permiso previo”, dijo Rosanety Barrios, jefa de la unidad de Políticas de Transformación de la Secretaría de Energía.
Es “brutalmente optimista” pensar que las compañías serán capaces de transportar dentro de México tales cantidades de combustible en un periodo de un año, comentó.


 


Ver comentarios