Enviar
Falta roce internacional
Fomentar la competencia desde muy niño ayudaría a que crezca el golf nacional

Dinia Vargas
[email protected]

Salir a disputar torneos fuera de Costa Rica y soportar la presión que estos generan, son algunos aspectos que ayudarían a mejorar la competencia dentro del país, pero ello también requiere de otro punto fundamental, el factor económico.
Para los golfistas nacionales Alejandro Duque y Randoll Víquez, aquí existe el material humano necesario para tener jugadores figurando en torneos importantes, sin embargo, el miedo y el poco apoyo se convierten en los principales obstáculos.
“Se necesita de ese roce donde te caes y te puedes levantar de nuevo. Tener una agenda donde vas a competir en más de 40 torneos al año, te va a permitir perder el temor, el estrés y poco a poco vas a lograr jugar tu propio golf”, dijo Duque.
Igualmente, Víquez explicó que si no se compite en el exterior no afrontarán la presión que generan los torneos, “a los muchachos se les enseña a jugar y a pegarle a la bola; pero no a competir y está competencia es la que le permite tener un ritmo de juego y mejorar en el aspecto mental que es muy importante”.
Para que el golf que se juega en Costa Rica crezca, se necesita de otro aspecto fundamental, el apoyo económico. Lograr que las empresas patrocinen a los golfistas o realicen contratos con ellos es una cultura que no se ha logrado implantar.
“Se necesita apoyo de las empresas, como en todo deporte, porque para mejorar se tiene que dar desde las ligas menores, aun así no se pueden crear programas sino se cuenta con el dinero necesario. Por ejemplo Argentina que se ha convertido a nivel latinoamericano en una escuela, sus programas de enseñanza para los niños son interesantísimos, ahí con la ayuda de las empresas los menores, sin importar el nivel socioeconómico, tienen todo lo que necesitan para soñar con ser profesionales”, comentó Duque.
Y es que Costa Rica cuenta con los campos de golf, la estructura y los profesores necesarios para hacer que el golf nacional crezca y se expanda en busca de logros importantes.
“El problema es que obviamente es caro viajar para ir a jugar y los padres de los niños tienen que tener claro que eso es como una inversión, porque muchos de ellos podrán ver más adelante recompensado ese esfuerzo cuando el hijo logre una beca como son los casos de Marcos Trejos y Paulo Montoya”, manifestó Víquez.
Así el tiempo será, como en la mayoría de los casos, el encargado de decir cuanto podrá crecer el golf nacional.
Ver comentarios