Sin mundial habrá crisis
Enviar
La eliminación nos saldría cara
Sin mundial habrá crisis
Equipos necesitan dinero del premio por la clasificación a Sudáfrica 2010, entre otras cosas, para pagar deudas a la Caja y realizar las mejoras que exige la FIFA

Luis Rojas
[email protected]

El resultado de la serie que se avecina ante Uruguay podría definir un futuro halagador o desastroso para el fútbol nacional, deporte en el que hace pocos meses algunos dirigentes sacaban cuentas optimistas sobre cómo iban a gastar el premio de la FIFA por clasificarse al mundial, y ahora se comen las uñas esperando un milagro.
El panorama tico no podría ser peor: equipos endeudados con la Caja de Seguro Social y a pocos meses de que se venza el plazo que dio la FIFA (2010) para implementar mejoras y presentar estados financieros sanos, entre otras cosas, para poder seguir funcionando en la primera división. Y para mayores males y poniéndolo en lenguaje costarricense, la clasificación para Costa Rica está en la cola de un venado.

Si bien lo ideal es que los clubes de fútbol trabajen con base en sus ingresos reales y no sobre posibilidades, aseguró Joaquín Hernández, presidente de la Unafut, quien ha escuchado a nivel de su agrupación a dirigentes de algunos equipos decir que tomarían gran parte del premio para cumplir con las mejoras que les están solicitando principalmente para sus estadios.
El dirigente detalló que según el formato que se ha venido utilizando desde el Mundial en Corea-Japón (2002) a la Unafut le tocaría más dinero del premio, por ser el fútbol 11 el que lograría la hazaña. El problema es si no se logra la clasificación, porque muchos equipos tendrían que correr a buscar recursos para cumplir con las exigencias de FIFA.
“Las mejoras en infraestructura y los estados financieros sanos son los puntos medulares de lo que se les pide”, dijo Hernández, quien agrega que lograr eso requerirá movilizar dinero en los próximos meses, porque no se trata incluso solo de las deudas de los clubes con la Caja, sino con cualquier otra institución o ente financiero.
“FIFA lo que quiere es que en primera división haya clubes solventes con un panorama real de su situación económica, lo que definirá en mucho si tienen condiciones para permanecer en esa categoría”, explicó Hernández, y dicha situación “sería definida por estados financieros auditados por consultores externos”.
Para Rodolfo Villalobos, tesorero del Comité Ejecutivo de la Federación Costarricense de Fútbol (Fedefútbol), la eliminación representaría para este ente el no poder resolver su problema de pasivos.
En los últimos tres años logró bajar los pasivos de $2,3 millones de déficit que recibió del anterior Comité Ejecutivo, a $900 mil, aunque ahora, afirmó Villalobos, subió a $1,2 millones.
“La idea con ese dinero del mundial es sanear las arcas de la Federación y empezar de cero e invertir recursos en procesos de selecciones mayores y menores”, indicó Villalobos.
Para el dirigente no ir al mundial no implica que se vaya a acabar el fútbol en nuestro país, pero aclaró que “clasifiquemos o no, tiene que haber un cambio, una reflexión, un aprendizaje para que no ocurran muchas cosas que nos han llevado a donde estamos ahora”.
Mientras, para Jorge Hidalgo, presidente del Alajuelense, el clasificar al mundial no arregla mucho, porque hay un problema más grave que atraviesa la industria del fútbol.
Hidalgo señala que según los números de mundiales anteriores a los clubes les tocaría entre $100 mil y $150 mil si se clasifica. No obstante, el dirigente asegura que “el problema es más grande que recibir o no ese dinero, me preocupa que los clubes tenemos que ajustarnos a lo que ya dictaron los tribunales de justicia y cada vez que la Caja analice planillas adicionales esos montos van a cambiar la industria del fútbol”.
Para Hidalgo es preocupante que en cualquier momento la Caja decide entrarles de lleno a las planillas adicionales por los montos reales que los equipos deben reportar y que según él, muchos no lo están haciendo.
“Eso va a impactar seriamente la economía de los equipos”, afirmó Hidalgo, como ya lo está haciendo con Alajuelense que es el único que realiza un reporte real a la Caja por las obligaciones derivadas de sus planillas, tanto así que “la Liga está pagando por planilla a la Caja, lo que Saprissa, Brujas y Herediano no pagan juntos, por ejemplo, y a eso yo lo llamo competencia desleal”.
Por último, para Miguel Chacón, presidente de la Segunda División, la eliminación provocaría un impacto fuerte en los equipos de esta categoría que también tienen que sujetarse a las reformas que exige la FIFA.
“Teníamos o tenemos la idea de que parte del premio se podía utilizar en un fideicomiso que beneficiara a todos los equipos”, dijo Chacón. La principal interrogante que enfrenta esta división es que si los equipos no obtienen recursos y no ejecutan las reformas que exige la FIFA, se empezaría a dar el caso de que un equipo, pese a campeonizar en la segunda, no sería aceptado en la primera división.
“Además, a los equipos que vienen de LINAFA (Liga Nacional de Fútbol Aficionado), buscando ascender a la segunda división también habría que tenerles restricciones”, indicó Chacón.
Por otra parte, la segunda división tampoco escapa a las investigaciones que está realizando la Caja, que según Chacón “ya están solicitando información”.
La situación es apremiante. Mientras que el rating televisivo de los partidos si acaso deja para el gasto, lo cual condiciona mucho cualquier ayuda que pueda venir de las empresas al balompié, por derecho de transmisión, los dirigente ruegan para que la tricolor saque la serie ante Uruguay; ya que eso le daría un poco de oxígeno a un paciente que pareciese estar en coma.



Ver comentarios