Enviar
Sicarios en Cartago
Pérez Zeledón se abrió por el triunfo y Saprissa le metió un balazo

Todo empezó por Walter Centeno.
Néstor Monge lo partió en dos en la mitad del campo, el Paté no reclamó la falta y más bien le indicó a Jervis Drummond que se adelantara por el carril derecho. El moreno corrió y Walter le filtró la pelota. Jervis llegó a la línea de fondo, centró, la bola rozó el antebrazo de Róger Fallas, siguió para donde Balladares, este cerró en el segundo palo y remató afuera. De pronto, el juez Henry Bejarano señaló penal. Primero dio ley de ventaja, retrocedió y sentenció la pena máxima que Alejandro Sequeira dejó en la red. Drástica la sanción del juez, pero inteligentísima la maniobra de Centeno.
Saprissa, sin mucho mérito tomó la ventaja en el marcador y se arropó atrás con diferentes movimientos tácticos ordenados por Roy Myers, quien pasaba de jugar con líbero a línea de cuatro, dependiendo de las ofensivas generaleñas.
Pérez Zeledón es un equipo repleto de talento y con magnífico estratega al frente. Este mexicano, Rafael Bautista Arenas, vale la pena y ojalá siga en el país, Guzmán, Luis Diego Monge, Marín y Gatjens insistieron en ofensivas grupales e individuales que si bien es cierto no inquietaron a Keylor Navas, convirtieron el juego en un martirio para Víctor Cordero y compañía.
En el drama que se combinaba de ver como los guerreros eran propietarios del balón, con los gritos de la fanaticada morada atacando a Myers y exigiendo cambios, emergió un héroe en el campo, Michael Barrantes con un partido espectacular.
Sin embargo olía a empate y Pérez lo logró, cuando Néstor Monge verticalizó un ataque y remató. La bola dio en un defensor morado, se elevó y engañó la posición de Keylor.
A partir de ahí, Pérez Zeledón decidió suicidarse y Saprissa esperó el segundo para ejecutar.
Los guerreros tenían que ganar para clasificarse; les daba lo mismo perder por goleada que empatar y pasaron adelante, pese a jugar con diez hombres, tras la justa expulsión de su capitán Rodrigo Salomón, tras atrapar los tobillos de Allan Alemán.
Entonces, después del empate en el minuto 20 y hasta el final, se repitieron situaciones en la retaguardia guerrera, donde Michael Rodríguez y Róger Fallas, se vieron contra cuatro delanteros enfrente; Martínez, Sequeira, Arrieta y Alemán, pero también Pérez atacaba en tromba, lo que hizo del epílogo en el Fello Meza algo dramático, máxime por lo que estaba en juego.
Finalmente el enfrentamiento se decidió a balón parado. Tiro libre de Barrantes y el goleador Alejandro que conecta arriba de cabeza directo a la red. Ya no estaba Salomón.
Ese balazo de Sequeira liquidó el asunto y en el cierre, los guerreros guardaron sus flechas.
Saprissa había ganado la primera fase.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
Ver comentarios