Enviar
Obispo Francisco Ulloa opina acerca de la sanción impuesta por supuestamente tocar temas políticos en homilía
“Seguiré hablando cuando sea necesario”
Prelado afirma que fallo en su contra es confuso y no se están considerando sus derechos fundamentales como ser humano

“Deberá abstenerse de hacer llamados a no votar por candidatos o candidatas que, a su juicio, no compartan los valores de la fe católica”. Esta fue la censura que el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) emitió el pasado 6 de mayo en una condena contra el obispo de Cartago Francisco Ulloa, así como a la Conferencia Episcopal de Costa Rica (CECOR).
La sentencia generó una polémica en cuanto a la línea que divide la libre expresión de un religioso y la propaganda política. Al respecto, Ulloa conversó con LA REPUBLICA acerca de su posición frente a la decisión de los magistrados.

¿Cómo se sintió al conocer el fallo del tribunal electoral?

Estaba fuera del país cuando me notificaron y la verdad me sorprendió profundamente. No sentí enojo, lo tomé con serenidad hasta poder leer la resolución completa.

¿Qué le pareció la interpretación de los magistrados?

Me llamó mucho la atención la resolución, porque se basa en una norma constitucional del siglo XIX. Y que tiene su origen en aquella lucha que hubo entre el Partido Liberal y la Iglesia, en tanto existía un partido que se llamaba la Unión Católica. Actualmente la norma está trasnochada y el mismo derecho canónico nos dice que como clérigo uno no tiene por qué participar en un partido concreto, ni tampoco favorecer o no un candidato específico.

¿Se sintió apoyado por la Conferencia Episcopal?

Sí, porque esta resolución no solo afecta a mi persona, sino a todos los obispos, sacerdotes e incluso seglares católicos, pues se impide hacer propaganda invocando motivos religiosos del pueblo. Esto es muy serio, pues se limita la libertad de expresión a todos ellos, y además cualquier expresión se puede malinterpretar.
Quiero aclarar que lo que me achacan de hacer propaganda política no es cierto. No me referí a ningún partido político, a ningún candidato; además las elecciones no habían comenzado, no estaban los candidatos en su totalidad y la finalidad no fue nunca referirme a la política en sí. Se trataba de un contexto en el cual se estaba proponiendo eliminar el nombre de Dios de la Constitución y otros proyectos paralelos. Yo sentí en la conciencia la necesidad de llamar la atención del pueblo sobre esto, tratándose de un país en su mayoría católico.

¿Se es primero obispo que ciudadano?

Todos mis derechos fundamentales como ser humano me corresponden primero. Ahora, que tenga una misión es otra cosa, y ella consiste en iluminar la conciencia de los feligreses que se han puesto a mi cargo para que ellos puedan actuar debidamente con coherencia a su fe. Por lo tanto creo que el TSE se extralimitó.

¿Siente entonces que se violaron sus libertades religiosas?

Bueno, lo que puedo decir es que estamos pidiendo una aclaración o adición a este fallo. Pues muchas cosas están confusas, tanto en cuanto a normas como al derecho canónico. En este último se pide al presidente de la CECOR que nos llame la atención a los obispos, sin embargo la estructura no es así, cada obispo es autónomo en su diócesis. El presidente del CECOR es un coordinador.

¿Ya no hará críticas directas desde el púlpito?

Según lo resuelto, nosotros no podríamos emitir una opinión sobre aspectos que vayan a favor del bien común. Ese es el gran peligro, pues muchos podrían tomar nuestras opiniones y presentar algún recurso alegando que estamos faltando a la legislación. Ese es el punto álgido y peligroso de esa resolución.
Yo seguiré hablando cuando sea necesario, defendiendo los intereses de Dios, orientando a nuestro pueblo, porque esa es mi misión. Esta norma hay que revisarla porque es discriminatoria y en la realidad de los derechos humanos no tiene cabida.

¿Buscará una reforma a la Constitución?

Es una oportunidad de revisar esta norma que ya hoy es inaplicable, yo estoy de acuerdo con esto y creo que podría tener acogida, pues esto es un peligro no solo para la Iglesia católica, sino para los laicos.

Otros grupos religiosos están abiertamente involucrados en la vida política, ¿considera que se juzga distinto a la Iglesia católica?

Ese detalle es muy interesante, porque los otros grupos cristianos a quienes yo respeto, tienen mayor libertad de intervenir en política, incluso tienen partidos y diputados en la Asamblea, ellos pueden adherirse a un candidato. Creo que hay normas que se le aplican a la Iglesia católica y no a otros grupos religiosos puesto que son más recientes. Podríamos decir que hay discriminación.

Rommel Tellez
[email protected]
Ver comentarios