Robot de fondo de riesgo supera a su amo y pasa prueba de Brexit
Foto tomada de Facebook de ASDEICE.
Enviar

Yoshinori Nomura tenía ganas de llorar. Era la mañana del 24 de junio, el día del Brexit, y los mercados se movían en su contra.

En realidad, no en contra de él exactamente. Había sido el programa de computación de la administradora de fondos de cobertura el que había hecho la apuesta, vendiendo futuros sobre índices accionarios japoneses antes de un considerable avance del mercado. Nomura había previsto una subida, pero decidió no interferir y su fondo estaba pagando el precio.

Entonces, en un instante, todo cambió. Cuando un nuevo conteo de los votos indicó que el Reino Unido dejaría la Unión Europea, una ola de ventas hizo que las acciones japonesas sufrieran la peor caída en cinco años. Por suerte o deliberadamente, el Simplex Equity Futures Strategy Fund de Nomura terminó el día con un alza de 3,4%, uno de los mejores resultados en tres meses de operaciones.

“La máquina tenía razón después de todo”, dijo Nomura, que pasó más de tres años perfeccionando su programa de negociación y ahora gestiona unos 3.500 millones de yenes ($35 millones) en el fondo, uno de los primeros de Japón en utilizar tecnología de inteligencia artificial.

Nomura no tiene los activos ni la fama de colosos de la computación como Renaissance Technologies o Two Sigma Investments. Pero, a su manera, el aficionado a la física de Tokio se ha convertido en un convincente caso de prueba para lo que, según algunos, es el futuro de la administración de activos. Si Nomura logra tener éxito en Japón –donde el estímulo del banco central ha distorsionado los mercados, los fondos de cobertura están rezagados respecto de sus pares mundiales y los inversores institucionales tienen notoria aversión al riesgo-, daría esperanzas a los nóveles operadores de IA de todo el mundo.

El gerente de cartera de 43 años ha puesto su software a operar con libertad en uno de los mercados más turbulentos del mundo. Las fluctuaciones de precio de las acciones en Japón ocupan el primer puesto entre las quince principales bolsas de valores del mundo, ya que sus registros de volatilidad casi cuadruplican los de los Estados Unidos. El índice de referencia Topix cayó 16% este año, luego de un alza de casi 10% en 2015. Trepó 0,6% el lunes.

Las turbulencias tuvieron una fuerte incidencia en los fondos de cobertura. Un indicador de administradores que sigue Eurekahedge Pte cayó 3,5% este año. Se trata del peor desempeño desde la crisis financiera mundial y contrasta con un aumento de 2,6% del índice mundial de administradores de la firma de investigación.

Este telón de fondo es complicado en tanto Nomura trata de despertar interés en una estrategia que casi no tiene antecedentes en el mundo real. Algunos posibles clientes institucionales tienen tantas dudas respecto a jugarse por un producto desconocido que le pidieron a Nomura que eliminara el término IA de los materiales promocionales de Simplex. No querían tener que explicar a sus jefes cómo funciona, señaló.

“Hay muy pocos fondos de IA actualmente en el mundo”, dijo Mohammad Hassan, analista sénior de Eurekahedge en Singapur. “Estos primeros adoptantes de metodologías de aprendizaje automático deberán reunir un buen historial antes de que los inversores les presten mucha atención”.

A menudo es difícil distinguir los fondos de IA de sus más ubicuos precursores de inversión “cuantitativa”, según Motoyuki Sato, gerente general e investigador de Man Group Japan, división de la administradora de fondos de cobertura que cotizan en bolsa más grande del mundo. Si bien ambos utilizan computadoras para tomar decisiones de inversión, los programas de IA dan un paso más que el software cuantitativo porque intentan mejorar con el tiempo, imitando la capacidad del cerebro humano para aprender.


Ver comentarios