Enviar
Rice ofrece ayuda a la India

Luego del atentado en Bombay, la Secretaria de Estado de EE.UU. pidió a Pakistán cooperación urgente y transparente

Nueva Delhi
EFE

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, ofreció ayer ayuda a la India para completar la investigación del atentado de Bombay y conminó a Pakistán a hacer lo propio con “urgencia” y “transparencia”.
Rice, de visita en Nueva Delhi en un primer intento de mediación entre los dos Estados rivales en esta nueva crisis, recibió de su homólogo indio, Pranab Mukherjee, el mismo mensaje oficial desde que ocurrió la matanza: que Pakistán ampara a quienes la perpetraron.
“No hay duda de que el ataque terrorista en Bombay fue perpetrado por individuos que vinieron de Pakistán ni de que quienes los controlan están en Pakistán”, mantuvo Mukherjee.
Mukherjee dijo haber informado a Rice de las demandas que la India le ha hecho a Pakistán y sus “expectativas de cooperación” por parte del país vecino para asegurar que los responsables del asalto a Bombay sean detenidos y llevados ante la Justicia.
El ministro confió en que “todos los países amigos y la comunidad internacional se asegurarán de que eso suceda”.
La India ha acusado al grupo Lashkar-e-Toiba (LeT), que lucha por la anexión de Cachemira a Pakistán y tiene su base en este país, del ataque que la semana pasada se cobró 188 vidas en Bombay.
El pasado lunes, el Gobierno indio demandó formalmente al paquistaní la entrega de una veintena de presuntos terroristas responsables de grandes ataques en la India, entre ellos el jefe del LeT, Mohamed Said.
El presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, puso en duda que los autores de la masacre de Bombay sean paquistaníes y apuntó a “actores no estatales” como los responsables, al tiempo que descartó extradiciones a la India.
Mukherjee dijo que la India está a la espera de la respuesta de Pakistán a sus reclamaciones para decidir su futuro curso de acción.
La India, aseguró, “hará lo que considere necesario para proteger su integridad territorial y la seguridad de sus ciudadanos”.
Según insistió, su Gobierno está “determinado a actuar decisivamente” para proteger la vida de los ciudadanos “con todos los medios a su disposición.
En 2002, tras un ataque al Parlamento de Delhi atribuido al LeT, la India y Pakistán protagonizaron una larga crisis que a punto estuvo de enfrentarlos en una cuarta guerra.
Rice, en la rueda con Mukherjee, evitó responder a preguntas sobre la asistencia que Estados Unidos podría dar a la India caso de que decida atacar las bases y campos de entrenamiento de los terroristas del LeT en Pakistán, una de las opciones con que especula la prensa.
La diplomática pidió continuar con la investigación y ver adónde conducen los hechos y juzgó “prematuro especular” sobre lo ocurrido en Bombay, al tiempo que ofreció la ayuda de la inteligencia estadounidense para la investigación de éste y prevención -aspecto en el que incidió constantemente- de otros atentados.
Rice destacó la sofisticación del ataque, aunque precisó que no estaba sugiriendo que “el autor sea Al Qaeda”.
Sin embargo, en anteriores reuniones con las autoridades indias, la secretaria de Estado había observado que “tanto si hay una intervención directa de Al Qaeda como si no, este (de Bombay) es claramente el tipo de terrorismo en el que Al Qaeda participa”.
Pero Rice, en su comparecencia con Mukherjee, censuró que Pakistán pretenda escudar su “responsabilidad” en el atentado contra la India.
“El hecho es que actores no estatales a veces operan dentro del territorio de un Estado y, cuando ese es el caso, tiene que haber una acción muy directa y contundente contra ellos”, reclamó Rice.
Con elecciones en pocos meses y la economía en desaceleración tras años de crecimiento imparable, el Gobierno indio intenta contrarrestar la sensación de vulnerabilidad ante el terrorismo internacional y la indignación que se ha apoderado de los ciudadanos desde el asalto a Bombay, de ahí el énfasis contra el eterno rival paquistaní.
Mukherjee llegó a establecer un “diseño” común en la secuencia de atentados que este año han sufrido, antes que Bombay, otras ciudades indias emblemáticas como Nueva Delhi, Bangalore o Jaipur, aunque cuando estos se produjeron las autoridades apuntaron a un grupo terrorista autóctono, y no a Pakistán.
Ver comentarios