Enviar
Partes involucradas acordaron nuevo diseño para puerto, que costará $30 millones
Resucita terminal granelera en Caldera
Estructura contempla menos equipo pero será más eficiente, afirman usuarios

La concesión para construir una terminal portuaria especializada en la atención de graneles en Caldera, Puntarenas, resucitó.
Todas las partes involucradas en el proyecto acordaron un nuevo diseño para el puerto, en procura de un mejor beneficio para el país.
Revivir este proyecto no ha sido una tarea fácil. Ha sufrido todo un vía crucis que ha demorado el inicio de las obras por 58 meses.
Por la terminal de graneles ingresarán yeso, maíz, soya, harinas y materias primas para vidrio, cemento y fertilizantes que se elaboran en el país.
El diseño elegido comprende menos equipo que el exigido originalmente, sin embardo, hará más eficiente la operación del puerto.
Además es una alternativa más barata, lo que beneficiará a los usuarios pues el impacto en las tarifas que pagarán por traer sus productos sería menor.
El muelle costará $30 millones; esto es $13 millones menos de lo que costaría construir el diseño que se fijó en el contrato.
La reducción del costo se produce porque no se consideró necesario instalar dos bandas transportadoras de graneles ni varios silos.
En cambio se aprobó la recomendación que plantearon los usuarios de descargar los productos directamente del barco al furgón.
Con esta modificación se podrá descargar más de las 600 toneladas métricas por hora que se exigían en el contrato original.
Así lo aseguraron Ricardo Ospina, gerente de la Sociedad Granelera de Caldera; Urías Ugalde, presidente ejecutivo del Instituto Costarricense de Puertos del Pacífico, y José Alvarado, titular de la Cámara Costarricense de Importadores de Graneles (Cacigra).
Descargando directamente del barco al furgón se ha logrado desembarcar hasta 660 toneladas métricas por hora en el puerto de carga general, detalló Ospina.
La ventaja está en que los productores nacionales importan hasta cuatro productos en un solo barco y el transportarlos por bandas hace más complicada la tarea, detalló Alvarado.
“El nuevo diseño está apegado a las necesidades actuales del país”, agregó el productor, quien detalló que el diseño anterior se realizó en 1998.
Otro de los cambios que ha habido en el país desde entonces es que antes no se importaba harina a granel, dijo el presidente de Cacigra.
La construcción de la terminal granelera fue parte del proyecto para concesionar la construcción de un gran complejo portuario en el Pacífico.
El plan comprendía dar a la empresa privada la ampliación del puerto de carga de Caldera y el de cruceros de Puntarenas, así como la construcción de una terminal de graneles y otra de atún.
Sin embargo, las mejoras al muelle de cruceros y el puerto especializado de atún fueron desechados porque ninguna empresa mostró interés.
Las dos obras que sí prosperaron fueron adjudicadas a la Sociedad Portuaria Caldera, liderado por el grupo Buenaventura de Colombia, junto con socios costarricenses.
Aunque se tenía previsto que los dos proyectos arrancaran en 2006. La terminal de graneles sufrió varios traspiés que han impedido su construcción.
Primero fue un recurso de amparo presentado por un sindicato, el que obligó a posponer el arranque de las obras por 15 meses.
Luego fue un reclamo presentado por la empresa para actualizar el costo del proyecto, pues reclamó que durante el tiempo de espera el precio de los materiales subió.
Por último fue la definición del diseño que tendría la terminal portuaria de graneles lo que impedía que se avanzara con la obra.
Para incluir el nuevo diseño del muelle granelero en el contrato se deberá presentar una adenda a la Contraloría General de la República.
Actualmente el documento está en estudio de Francisco Jiménez, ministro de Obras Públicas. El es quien debe presentarlo ante la Contraloría.
LA REPUBLICA intentó conocer si el acuerdo satisface al Ministro, pero a pesar de que se trató de consultar con ayuda de la oficina de prensa de su cartera, al cierre de esta nota no había devuelto la llamada.
De recibir el visto bueno de Jiménez y de la Contraloría, se le dará seis meses a la empresa para que finiquite el diseño e inicie la construcción.
La meta es iniciar los trabajos a finales de este año, estimó Ugalde. De ser así la terminal estaría lista para finales de 2013.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios