Reino Unido promueve ciudades inteligentes en Costa Rica
“Para enfrentar los retos del siglo XXI, que incluyen el cambio climático, la seguridad hídrica y energética, es necesario cambiar el modelo de desarrollo”, aseguró David King, representante para cambio climático del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido. Esteban Monge/La República
Enviar

Buscan incentivar el transporte público y evitar generar desechos

Reino Unido promueve ciudades inteligentes en Costa Rica

Baja densidad poblacional es el peor modelo para el futuro

Promover un desarrollo sostenible a través de la innovación y el desarrollo tecnológico es lo que se busca con el concepto de ciudades inteligentes.

201410052240040.n22.jpg
Este tipo de desarrollo urbano basado en la sostenibilidad es capaz de responder adecuadamente a las necesidades de los ciudadanos tanto en el plano económico como en los aspectos sociales y ambientales.

Para conversar sobre este tema y presentar un mapa que muestra los efectos del cambio climático a nivel mundial, David King, representante para cambio climático del Ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido, visitó Costa Rica.
“Para enfrentar los retos del siglo XXI, que incluyen el cambio climático, la seguridad hídrica y energética, es necesario cambiar el modelo de desarrollo”, aseguró King.
Sumado al aumento poblacional sin precedentes que ha tenido el mundo durante los últimos 200 años, desde 2008 más del 50% de la población vive en ciudades y se espera que para 2050 aumente a más de un 70%.
Esto plantea un enorme reto, especialmente para las ciudades en países en desarrollo, que serán las más afectadas por el cambio climático.
En este sentido, la organización “Catapulta de ciudades del futuro”, dirigida por el señor King, ofrece su apoyo a aquellas ciudades que quieran avanzar hacia un desarrollo urbano innovador.
“La baja densidad en las ciudades es el peor modelo para el futuro, pues se desperdicia energía”, explicó King.
Por eso, algunas ciudades, principalmente las europeas, están evolucionando hacia un modelo en el que las personas puedan caminar o tomar el transporte público y no tener que utilizar automóviles.
En Latinoamérica también hay ejemplos exitosos, como por ejemplo Bogotá, que ha modificado la dinámica de transporte, promoviendo el uso del transporte público y desincentivando el uso de autos.
“Una ciudad avanzada no es en la que los pobres pueden moverse en carro, sino una en la que incluso los ricos utilizan el transporte público”, dijo en su momento Enrique Peñalosa, alcalde de la ciudad de Bogotá.
Por otra parte, las ciudades inteligentes buscan desarrollar una economía circular, en la cual se evite generar desechos, de forma que se recicle todo lo posible, se reduzca la producción de residuos y los utilice como materia prima para nuevos productos y servicios.
Es indispensable la colaboración entre el sector público y el privado para desarrollar soluciones que permitan convertir los centros urbanos en ciudades inteligentes.
Así lo demuestran los casos más exitosos, como Copenhague, también conocida como la “capital verde europea”, pues busca ser la primera gran ciudad carbono neutral en 2025.

Natalia Chaves
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios