Enviar
Plan estrella del Gobierno no pasará si no recoge observaciones de sectores, advierte diputado Guillermo Zúñiga
Reforma fiscal requiere cirugía mayor
No hay que descartar presentación de texto sustitutivo con observaciones hechas
La reforma fiscal requiere cirugía mayor para seguir vivo. De lo contrario, recibiría “un entierro de lujo” en la Asamblea Legislativa en los próximos meses.
La forma de salvar el proyecto estrella del Gobierno es por medio de una reforma profunda, por lo que no se puede descartar un texto sustitutivo, indicó Guillermo Zúñiga, presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso.
Tras casi dos meses de dirigir el debate sobre ese tema, el legislador del Partido Liberación Nacional ha comprobado el alto grado de desaprobación del proyecto tal y como está, no solo entre los partidos sino también entre los sectores.
Eso sí, indica que no todo está perdido, ya que existe conciencia del elevado déficit fiscal y sus posibles consecuencias.
“Algo que ha quedado claro a esta altura de la discusión, es que la reforma tal y como está, no pasa, tiene que venir acompañada de otras cosas para que sea viable. Sindicatos, solidaristas, empresarios y políticos saben que el país no tiene otra opción que un plan fiscal, ya que si no hacemos nada, la inflación se disparará”, dijo Zúñiga.
Recortar el gasto público superfluo, mejorar la recaudación fiscal, detectar los superávits del Estado para utilizarlos, adecuar los productos de la Canasta Básica e incorporar una renta global en vez de una renta dual, son los principales señalamientos hechos hasta el momento a la Comisión de Hacendarios.
El Banco Central de Costa Rica ha estimado que de no lograr la aprobación de la reforma fiscal, la inflación acumulada podría llegar hasta un 45% en 2016. Sin embargo, ha recibido múltiples objeciones.
“Creemos que no es momento oportuno para hablar de nuevos impuestos, debido a la coyuntura económica en que nos encontramos. Costa Rica ya ha probado que con crecimientos sostenidos en la producción del 8% más una fuerte colocación de crédito para la producción el país ha logrado acumular superávits primarios”, señaló Manuel H. Rodríguez, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado.
La reforma fiscal fue presentada por el Gobierno en enero anterior. La iniciativa pretende aumentar en ¢500 mil millones la recaudación anual, lo que significaría un 2,5% de la producción anual del país.
El Impuesto de Valor Agregado serviría para alcanzar ese objetivo, ya que gravaría con un 14% la transacción de los bienes y servicios.
De esta forma, la carga tributaria aumentaría tan solo en un 1% de lo que se cobra actualmente en el impuesto de ventas, pero abarcaría una gama de servicios que actualmente están exonerados, como la educación privada y los servicios médicos.

Esteban Arrieta
[email protected]


Ver comentarios