Reforma fiscal propone 14% para IVA
Enviar
Oposición amenaza con bloquear iniciativa, mientras que sectores la ven con recelo
Reforma fiscal propone 14% para IVA
Iniciativa depura canasta básica, exonera medicinas, grava servicios de educación y salud e impone tributos a los dividendos, alquileres, remesas e intereses

Con muchos cabos sueltos aún y tras muchos meses de trabajo y consultas, el Gobierno presentó ayer al fin su anunciada propuesta de reforma tributaria a la Asamblea Legislativa, con el objetivo de sanear las finanzas públicas y evitar que el déficit fiscal siga creciendo.
Bajo el título de Reforma Tributaria Solidaria, el Poder Ejecutivo pretende aumentar en unos ¢500 mil millones la recaudación fiscal anual, lo que significaría un 2,5% del Producto Interno Bruto.

Para lograrlo, espera que la Asamblea Legislativa apruebe el Impuesto de Valor Agregado (IVA), el cual gravaría con un 14% la transacción de todos los bienes y servicios.
De esta forma, la carga tributaria para los costarricenses se aumentaría tan solo en un 1% de lo que se cobra actualmente en el impuesto de ventas; pero eso sí, se ampliaría a una gama de servicios que actualmente están exonerados de impuestos, como la educación privada y los servicios médicos.
Asimismo, para llenar el vacío económico que implicaría no fijar la tasa de impuestos en un 15% como pretendía el Poder Ejecutivo, se propone subir el impuesto al traspaso de bienes del 1,5% al 3% y al mismo tiempo, incrementar en un 10% el gravamen a la propiedad de vehículos.
“El 60% del esfuerzo tributario que estamos proponiendo en este proyecto, recae sobre el 20% de la población más rica, lo que significa que este es un proyecto altamente progresivo, en comparación con el sistema tributario actual”, manifestó Fernando Herrero, ministro de Hacienda.
Durante la presentación del proyecto, el Gobierno hizo hincapié en que la iniciativa protege a las clases más desposeídas.
En ese sentido, se depurarán los bienes y servicios que contemplan la canasta básica, con el objetivo de eliminar varios elementos considerados de lujo.
En el caso de la educación, toda institución privada que cobre más de ¢110 mil al mes por alumno de escuela o colegio, deberá pagar impuestos y las universidades cancelarían entre un 10% y 14% de gravámenes.
Asimismo, se pretende exonerar del impuesto el consumo básico de agua (40 metros cúbicos) y electricidad (250 kilowatts por mes) además del alquiler de viviendas hasta cierto monto, el cual debe ser definido.
“En la parte de salud, se nos ha señalado que si bien tenemos un servicio público de salud de amplia cobertura, muchas personas deben ir fuera de la Caja para conseguir algunas de las medicinas, por lo que proponemos exonerar la venta de fármacos, así como el transporte público y otros servicios”, añadió Herrero.
Por otra parte, las rentas pasivas del capital se gravarán todas por igual, a una tasa del 15%, para los dividendos, intereses, alquileres, ganancias de capital y remesas del exterior, entre otros.
La iniciativa también establece una escala progresiva entre el 10% y el 30% para las pequeñas y medianas empresas.
Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios