Enviar
Refinería y aeropuerto de Liberia deberán esperar

Habrá que esperar unos días más para conocer la suerte de los proyectos para ampliar la refinería de petróleo ubicada en el Caribe y la construcción de una terminal de pasajeros en el aeropuerto de Liberia.
El emplazamiento se produjo luego de que la Contraloría General de la República solicitara información adicional a las instituciones que impulsan ambas obras, al encontrar vacíos en los documentos enviados.
Cuando se solicita ampliar la documentación, el ente contralor congela el estudio del contrato. Por su parte, inicia el recuento del plazo que tiene para resolver en el momento en que le remiten las referencias requeridas.
Originalmente la resolución de la refinería estaba para la semana anterior. No obstante, la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) no envió la ampliación hasta este lunes, confirmaron en esa institución.
No fue posible conocer en detalle los documentos que le fueron solicitados, pues en la oficina de prensa de Recope afirmaron que por estar el tema en estudio de la Contraloría estaban “inhibidos de dar esa información”.
En la Contraloría estimaron que de no surgir contratiempos el caso se resolvería la próxima semana.
El proyecto comprende ampliar a 60 mil barriles la capacidad de procesamiento de combustibles en la refinería que tiene Recope en Moín, Limón.
Para ello, la empresa estatal ideó la creación de una empresa conjunta con la Corporación Nacional Petrolera de China (CNPC), para que entre ambas consigan los $1.000 millones que se requieren para realizar la obra.
Actualmente la refinería nacional tiene capacidad para procesar 25 mil barriles, pero solo refina unos 18 mil.
En el caso de la terminal de pasajeros la fecha de la resolución dependerá de cuándo remita el Consejo Nacional de Concesiones los documentos extras.
En esa entidad aseguraron que ayer por la tarde presentarían la información. De ser así, se estima que la suerte de ese proyecto también se conocería en el transcurso de las dos próximas semanas.
Explicar las razones por las cuales se prefirió fijar las tarifas en el contrato, cuando en un principio se había definido que se haría en el plazo entre la aprobación del refrendo y el inicio de las obras y aclarar algunos plazos, fue lo que pidió la Contraloría, afirmó Guillermo Matamoros, viceministro de Concesiones.
La nueva terminal, de 23 mil metros cuadrados, fue adjudicada a la empresa Consorcio Coriport S.A., en la cual participan algunos de los accionistas que asumieron la operación del Juan Santamaría.

Danny Canales
[email protected]


Ver comentarios