Enviar
Empresas frenan promoción musical a productoras de discos como medida de oposición
Radioemisoras contraatacan a disqueras
• Firmas se han unido en campaña radial para oponerse a pagos
• Imposibilidad de llegar a un acuerdo con compañías radiales sobre cobro sería el centro de la polémica


Yessenia Garita y Karen Retana
[email protected]
[email protected]


El malestar por un eventual pago para el uso comercial de la música ha provocado que las radioemisoras decidieran frenar la promoción musical de las disqueras como medida de oposición.
Estas empresas mantienen una pugna con la Asociación Costarricense de la Industria Fonográfica y Afines (Fonotica), la cual exige el pago del 3% sobre los ingresos brutos por derechos conexos, es decir, los que se pagan por reproducir con fines comerciales las obras musicales, tal y como informó LA REPUBLICA desde el 20 de marzo.
Ante ello, en las cabinas radiales se restringió la programación de nuevos estrenos musicales. Asimismo, se eliminaron las entrevistas con representantes de las disqueras para el mercadeo de la producción musical.
La decisión también se fundamenta en que si las radioemisoras no cobran por promocionar los discos al aire, entonces por qué estas empresas sí pretenden cobrarnos a nosotros, dijo Gustavo Piedra, gerente general de Radio Victoria.
Estas acciones se suman a una campaña radial donde participan los afiliados y no afiliados a la Cámara Nacional de Radio (Canara) para dar a conocer la oposición en el medio a la eventual aplicación de dicho canon.
En uno de los anuncios se manifiestan frases como “o me pagan por el uso de la música o le paro la fiesta”.
Sin embarg
o, la utilización de la música en el hogar, en fiestas privadas, eventos gratuitos en que no se esté lucrando ni obteniendo beneficio o ganancia económica, no está sujeto al pago de tarifas por concepto de derechos de autor y conexos.
“Si en cualquiera de estas actividades quien comunique, interprete o ejecute la música está cobrando u obteniendo un beneficio comercial por ello, claramente esta persona debe pagar las tarifas respectivas”, indica un comunicado difundido por Comercio Exterior.
Por otra parte, los empresarios están acudiendo a la asesoría legal pues la incertidumbre que los aqueja es si real
mente el importe es legal o ilegal.
“Se está cobrando otro derecho conexo, si la ley dice que hay que pagar no nos queda otra alternativa, sin embargo esto traería el cierre de empresas, porque los costos no darían”, comentó Piedra.
Las empresas Radio Puntarenas y Columbia Stereo tienen medidas cautelares para que cesen por completo el uso del repertorio musical de las compañías asociadas a Fonotica, tanto en la radio como en Internet.
No obstante, ambas apelaron las medidas y continúan programando la música.
“Esta querella pod
ría llevar mucho tiempo y estamos tomando las acciones pertinentes hasta tanto no exista un juicio”, señaló Luis Enrique Ortiz, presidente de Canara.
En este negocio se requiere una alta inversión tecnológica en torres, transmisores y equipo para poder competir. También se depende de la publicidad para sobrevivir y en este momento las condiciones no son las mejores, sostienen los radioemisores.
“Confío plenamente en el sistema jurídico del país, estamos dispuestos a llegar a acuerdos. Por el momento hemos decidido restringir la promoción de las multinacionales”, comentó Andrés Quintana, director de 94.7.
En la otra esquina, los artistas y productores defienden su derecho a obtener una retribución económica de quienes explotan comercialmente su música y discos.
“El cobro está desde hace muchos años, pero no nos hemos puesto de acuerdo. Desde hace más de tres años se realizó una primera mesa de trabajo con los grandes usuarios como canales de televisión, radios y cableras, pero no se logró nada. Hace 14 meses hicimos lo mismo con Canara, sin lograr nada, por eso acudimos a los tribunales”, manifestó Róger Hernández, gerente de Fonotica.
Esta posición es apoyada por la Asociación de Intérpretes y Ejecutantes de la Música (AIE) quienes llaman al diálogo entre las partes interesadas.
En la actualidad las radioemisoras, bares, restaurantes y cualquier establecimiento, pagan de ¢3 mil en adelante a la Asociación de Compositores y Autores Musicales de Costa Rica, que se encarga de proteger las creaciones de compositores, autores y editores de obras literarias y artísticas por concepto de derechos de autor.

Ver comentarios