Enviar

Falta de acceso para denunciar discriminación es un problema

Racismo: deuda pendiente

Solución está en crear un política pública


201308292318010.n1.jpg

La mejor alternativa para frenar el racismo en una sociedad moderna con discriminaciones antiguas contra personas afrodescendientes es visibilizar el problema.
La sociedad se ha sensibilizado y los conflictos por discriminación disminuyeron, pero no desaparecen.
Las víctimas de racismo tienen dificultad para denunciar, ya que no existen instancias que atiendan estos casos, y comprobarlo es difícil.
La primera solución posible que erradicaría el problema de forma paulatina es establecer penas severas contra quienes discriminen.
Actualmente, quien comete el delito de discriminación racial se expone a una multa menor a los ¢250 mil.
El problema de fondo es que no existen más castigos para quienes eviten contratar a alguien por el color de su piel, o para quienes con comentarios menosprecien a las personas por su raza.
Tomar medidas efectivas contra la discriminación racial es una obligación que asumió Costa Rica con la promulgación del Convenio Internacional contra Todas las Formas de Discriminación, en 1969.
Sin embargo, a la fecha no se avanzado mucho y las instituciones públicas dejaron el tema de lado.
El problema mayor es que el racismo contra personas afrodescendientes se hizo invisible; las leyes, instituciones y sociedad idearon un país donde nadie toma medidas contra otra persona por el color de su piel, explicó Epsy Campbell, activista en este tema.
No existe ningún proyecto de ley que pretenda resolver la discriminación, tampoco políticas encaminadas a participar a las entidades del Estado.
Generar un cambio cultural es otra solución viable —quizás la más cercana—, para lograr que la discriminación disminuya en la sociedad costarricense.
En las aulas, el sistema educativo no hace ningún tipo de distinción en temas de razas con el objetivo de que los niños se formen con el concepto de igualdad.
Sin embargo, el mismo método de educación resalta el aporte de la cultura afrodescendiente al país, y la importancia de los puertos para el comercio local.
Sentando la bases desde la escuela, la sociedad puede sufrir un cambio todavía más radical en los próximos años.
Aunque todavía existe racismo, sin duda no es igual al de hace muchos años en Costa Rica.
La pregunta es si lo que se hace actualmente alcanzará para que en un futuro cercano, el problema sea atendido de otra forma y menos personas sean víctimas de este flagelo.
Pero es necesario permitir la denuncia, algo no regulado en este momento.
Presentar una denuncia ante el Poder Judicial es un proceso largo que podría no fructificar, ya que se trata de un delito difícil de comprobar.
Otra alternativa es la Defensoría de los Habitantes; sin embargo, no existen datos de las denuncias recibidas recientemente.
“No existe una conciencia de cuando una persona es discriminada por razones de raza, se han hecho esfuerzos por iniciar procesos con personas afrodescendientes con la finalidad de poder visualizar mejor el tema”, dijo Luis Fallas, defensor adjunto de dicha institución.
El abandono para esta población también se ve representado en la falta de recursos y los fallidos proyectos que el Gobierno intentó ejecutar en Limón durante los últimos ocho años.

201308292318010.n11.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]

Colaboraron:
Melanie Méndez, Catalina Ramírez,
Jeffrey Garza y Andrei Siles

Ver comentarios