Enviar
Con Sumo
Que compitan en lo saludable


Vemos fuerte competencia entre las cadenas de supermercados premium, por atraer más clientes a sus tiendas. Eso es bueno y ojala sea un ganar ganar en el sentido de que las empresas mejoren, tengan éxito y también mejore la oferta a los consumidores.
En esto último, es un hecho que contamos con establecimientos de muy buena calidad. Ellos procuran ofrecer además de calidad, variedad, novedades… y todo en el mejor ambiente para que la compra se convierta en un placer.
Pero hay un aspecto en el que aún se necesitan mejoras y el reto puede ser motivador al permitir colocarse en la cima de las exigencias actuales a quienes lo quieran asumir y no tímidamente, sino con un verdadero énfasis que distinga a la firma de otras.
Me refiero al factor de que sean saludables los productos para la alimentación y que sus respectivas etiquetas lo confirmen. Es cierto que la cualidad de saludable puede variar según los criterios de los diferentes consumidores, pero cada quien debe tener al menos la posibilidad de escoger con conocimiento. Uno o dos ejemplos sirven para puntualizar de qué se trata.
El pan y la repostería de venta en supermercados debe tener rótulos que indiquen el origen, la cantidad y la forma de tratamiento de la grasa o aceite vegetal con que fue elaborado y no solo mencionar “aceite vegetal”. De ese modo cada cliente tendría conocimiento de lo que consume.
Los vegetales frescos y granos producidos de forma orgánica (certificados) deberían tener presencia permanente y a precio razonable en estos supermercados como parte del esfuerzo por el buen servicio.

Carmen Juncos
[email protected]
Ver comentarios