Enviar
Financiamiento llegaría para sectores desde energía hasta vivienda
Qatar será el primer socio árabe
Cataríes pretenden abrir embajada en Costa Rica este año
Sabedores de que la riqueza proveniente del oro negro tiene sus días contados, el emirato de Qatar busca alternativas de negocios e inversiones en todo el mundo, que les permita mantenerse como una de las naciones más ricas del orbe.
La apertura de una embajada catarí en Costa Rica, antes de que finalice el año, tiene como objeto allanar el camino para el desarrollo de inversiones en energías limpias, entre otras posibilidades.
Por cierto, el desarrollo de importantes negocios bilaterales, sería difícil dado el tamaño pequeño de la economía costarricense; por otro lado, Qatar podría ser una fuente interesante de financiamiento para diversos proyectos, siendo uno de los países más ricos del mundo, con un PIB per cápita de más de $70 mil al año.
Existe también la posibilidad de que Qatar escoja a este país, como centro logístico para los vuelos entre Centroamérica y Doha, la capital de ese emirato; sin embargo, este aspecto precisamente señala los retos, que sigue enfrentando la infraestructura nacional, ante la competencia regional.
Las nuevas oportunidades fueron dadas a conocer en días pasados por el emir Hamad bin Jalifa Al Thani, máxima autoridad de Qatar, y otros mandos de ese país a René Castro, canciller de la República, durante la visita que realiza este funcionario nacional por Oriente. Así, sería el primer socio árabe del país.
Para los cataríes, la búsqueda de nuevas fuentes de riqueza es necesaria, pues se calcula que tras el pico máximo de producción petrolera en 2014, se iniciará un declive que tendrá visos de escasez en unos 50 años aproximadamente.
Un área de interés para los cataríes es precisamente la bioenergía, en este caso sería difícil para Costa Rica competir con gigantes como Brasil.
Sin embargo, las investigaciones en un país tan biológicamente diversificado como este podría ofrecer tecnologías, que los árabes utilicen, en el desarrollo de sus operaciones de generación bioenergética.
Otro objetivo de los árabes en formalizar las relaciones diplomáticas con Costa Rica, es agilizar el proceso de llevar a los centroamericanos a Qatar, que está apostando por el crecimiento de los servicios.
“Qatar está invirtiendo en obras de infraestructura del primer mundo y apostando en un liderazgo mundial en áreas como los servicios, y en deportes de alto rendimiento, incluso la posibilidad de ser sede de la Copa Mundial de Fútbol en 2022”, comentó el abogado Tomás Nassar, que recién realizó un viaje de negocios a ese país.
Además de la posibilidad de ser sede de la copa de fútbol, Qatar será la sede de la Copa de Asia de ese deporte el año entrante, y en 2006 fue el anfitrión de los Juegos Asiáticos.
Como parte de esta estrategia, Qatar Airways se ha convertido en una de las principales líneas áreas del mundo, con una política de apertura de dos nuevos destinos por mes. En América Latina ya vuela a Argentina y Brasil.
“Se nos indicaron que en sus planes de corto plazo estaría una capital de Centroamérica, no sabemos cuál pero debería ser Panamá, San José o San Salvador”, agregó Nassar.
En este sentido, Costa Rica tendría una dura tarea, para convencer a las autoridades de Qatar Airways a escoger a Costa Rica como su centro logístico regional.
El Salvador es el centro de operaciones de Taca, mientras el aeropuerto Tocumén de Panamá es el más grande de la región y el que cuenta con más vuelos de conexión.
Mientras tanto, el aeropuerto Juan Santamaría no cuenta con un solo puente, que puede recibir a los pasajeros de un Airbus 340, que utiliza Qatar Airways, obligando a más de 300 pasajeros a bajar escaleras viejas, y luego caminar a la terminal.
Otro sector de potencial interés para Qatar en Costa Rica, sería el desarrollo de proyectos de vivienda, los cuales podrían estimular a los desarrolladores nacionales a investigar posibles fuentes de financiamiento catarí.
Hace tres años, hubo conversaciones entre las autoridades cataríes y las de Costa Rica, así como de Panamá, acerca de la construcción de una refinería de un valor de unos $7 mil millones; no obstante, desde ese entonces, no se ha vuelto a hablar públicamente del tema.
La apertura de la embajada de Qatar sería la sexta que esa nación abre en el continente, ya que actualmente solo cuenta con representaciones en Estados Unidos, Brasil, Cuba, República Dominicana y Venezuela.
Costa Rica empezó a acercarse a Medio Oriente desde la administración anterior, cuando Oscar Arias, entonces presidente de la República, trasladó la embajada de Jerusalén a Tel Aviv, y posteriormente, reconoció a la Autoridad Nacional Palestina, lo que le permitió al país restablecer relaciones diplomáticas con el mundo árabe moderado.
Con la apertura de la embajada de Qatar, así como con el establecimiento de una embajada costarricense en la India, “apenas hemos empezado a tender unos pocos puentes con Asia”, comentó el ex canciller Bruno Stagno.
“El Cairo, capital de Egipto, es importante como sede de la Liga Arabe, pero no es el sitio propicio para atraer inversión, es más conveniente tener una representación en Qatar, un país que busca diversificar sus canales de inversión”, agregó.
Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios