Pugna entre Calvo y Sardimar cerca de su fin
Enviar
Avances en la investigación por presunto dumping hacen prever una pronta respuesta por parte del Meic
Pugna entre Calvo y Sardimar cerca de su fin
• Lucha en las góndolas entre atuneras no descansa, consumo creció un 3,4% durante el primer mes del año

Natasha Cambronero
[email protected]

La pugna entre la atunera española Calvo y la costarricense Sardimar por la presunta ejecución de dumping por parte de la primera podría estar cerca de su final.
Se estima que el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (Meic), que lleva el caso, dará a conocer una sentencia preliminar antes del traspaso de poderes el próximo 8 de mayo.

En esta primera resolución, el Meic definirá si Calvo comercializa sus productos en el país a un precio menor que el costo de producción y por ende comete comercio desleal, como aduce Sardimar.
En esta se determinará si a la española se le quitará el beneficio que le ofrece el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta por sus siglas en inglés) de exportar sus mercancías a Costa Rica sin pagar aranceles.
Posteriormente, cualquiera de las dos partes podrá apelar la sentencia, sin importar si esta condena o libera a Calvo, pero no se podrán levantar los castigos.
Mientras ambas firmas están a la espera de la resolución por parte del Meic, la lucha en las góndolas por capturar la mayor cantidad de consumidores no cesa, y el consumo de atún a nivel nacional va en aumento.
Desde febrero de 2009 hasta enero de este año se comercializaron 51,4 millones más de latas que en el mismo periodo de 2008, es decir un 3,4% más, de acuerdo con un estudio realizado por la consultora AC Nielsen.
De igual forma, se estima que luego de Semana Santa, el incremento será del 7%, si se compara con las ventas de un año atrás.
Este es el primer año, desde 2003, que el consumo de atún muestra un repunte, anteriormente venía a la baja; la caída en los precios es el principal factor para que se dé esta tendencia.
El valor del atún cayó, en el último año un 3%; por ejemplo, una lata tamaño estándar pasó de ¢1.190 a ¢1.153, reveló un informe realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).
La merma se da luego de seis años en los que su precio venía en aumento, pues pasó de ¢340 en 2003 a costar, en promedio, ¢1.190 el año pasado, es decir, un 250% más.
“Actualmente, los costarricenses tienen más opciones a la hora de comprar atún. Esta mayor oferta también ha generado una caída en los precios, beneficiando únicamente al consumidor, quien al final sale ganando”, manifestó Lucrecia Brenes, asesora comercial de Atunes Calvo para Costa Rica.

Ver comentarios