Puentes del pasado... presas del presente
El paso por el puente de “La Platina” se torna pesado en horas pico. Marco Monge / La República
Enviar

Estructuras en mal estado por abandono y falta de estudios

Puentes del pasado... presas del presente

Soluciones cumplen siete años estancadas

Solucionar el problema de los puentes en mal estado es casi un sueño, al menos en el mediano plazo. El MOPT no tiene la capacidad para hacerlo y se desconocen cuáles requieren mejoras. Además la apuesta más pronta va encaminada a que el Tec haga estudios en estas estructuras.

201309012258310.n44.jpg
Transitar entre Lindora y San Rafael de Alajuela es bastante complicado por las tardes. Marco Monge / La República
El problema se agrava porque desde hace siete años no se hacen estudios sobre el estado de estas estructuras.
Por eso existen calles de cuatro carriles con puentes de dos en algunos sectores importantes.
A lo largo de todo el país hay poco más de 2 mil puentes, muchos de ellos sin un diagnóstico sobre su situación actual.
En general existe un abandono histórico en cuanto al estado de las estructuras.
Una ruta por la que transitan cerca de 45 mil vehículos diarios como lo es el paso entre la Valencia y la Uruca se convierte en una pesadilla, principalmente en horas pico
En este lugar la vía tiene dos carriles de bajada en sentido Heredia – San José, y al llegar al puente se fusionan en un solo carril, lo que genera el efecto de cuello de botella.
El mismo fenómeno ocurre en el puente entre Santo Domingo de Heredia y Tibás, solo que aquí la situación se torna peor.
Igual sucede si usted viaja entre Lindora y San Rafael de Alajuela, aunque se trata de un puente más nuevo.
El último problema es el dinero. Cuesta creer que no se sabe bien cuántos recursos se necesitan para mejorar la red de puentes.
La falta de estudios actualizados y de estadísticas impiden atacar y solucionar un problema tan visible.
Para conservar y dar mantenimiento a las vías nacionales se invierten este año ¢20 mil millones, de los cuáles unos ¢4 mil millones serían utilizados en puentes.
El Gobierno y sus ingenieros no han podido con el problema más visible en esta materia, el puente de “la Platina”.
Se espera que en los próximos meses se inviertan ¢4.300 millones para ponerle punto final a este capítulo.
La interrogante es si con un solo puente tardaron tanto, qué pasará con los casi 2 mil que están pendientes de revisión.

201309012258310.n444.jpg
Entrar o salir de Heredia por La Valencia es difícil debido al efecto cuello de botella en el puente. Marco Monge/La República

201309012258310.n44444.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios