Enviar
¿Puede su mascota ser más feliz?

Para algunos la psiquiatría para animales es una extravagancia, para otros, una forma de demostrar amor a sus fieles compañeros

Melissa González
[email protected]  

No solo las personas padecen de problemas como estrés, fobias o ansiedad: los animales también son víctimas de este tipo de males.
Recientemente, se practica en el país, con muy buena aceptación, una ciencia que consiste en la resolución de problemas de comportamiento que puedan presentar sus mascotas.
“Tiene muchos años aunque en Costa Rica no ha tenido el desarrollo adecuado porque las mascotas, hasta hace unos 10 o 20 años, han comenzado a jugar un papel más importante desde el punto de vista emocional”, comentó el director de Petcafé, Dr. Juan Carlos Fallas.
El doctor David Peiró, etólogo clínico veterinario quien realizó estudios en España, es el responsable de estas consultas.
Actualmente, imparte clases de dicha materia en diferentes universidades del país, pues el tema ha resultado de gran interés tanto para los estudiantes como para los profesionales de la rama.
Las cinco clínicas veterinarias de Petcafé ofrecen sus servicios a decenas de clientes cuyas mascotas tienen algún problema de comportamiento, como la agresividad tanto hacia personas como a otros animales.
“El mayor porcentaje de casos provienen del desconocimiento de los dueños en la educación y trato con el animal, creándoles así ciertas patologías de comportamiento como agresividad, ansiedad, fobias, destrucción, entre otras”, expresó Peiró.
Desde que los animales están pequeños y desde que están siendo amamantados se puede determinar su carácter.
El 80% de casos de consulta son problemas de agresividad y los animales terminan sacrificándose, y un 60% de estos casos pudo haberse resuelto sin llegar a la eutanasia.
“La psiquiatría para mascotas favorece una adecuada convivencia entre las mascotas y los seres humanos, lo cual ayuda a mejorar la salud emocional de ambos y, a partir de acá, a las personas a vivir con una mejor calidad de vida en un mundo cada vez más complicado, ajetreado y falto de afectividad”, comentó Fallas.


Consultas frecuentes

Estas son algunas de las razones que impulsan a muchas personas a llevar a sus mascotas a un tratamiento “psiquiátrico”:

• Agresividad.
• Fobias a tormentas, ruidos fuertes, entre otros.
• Malos hábitos como mordedura de muebles, heces y orina en lugares inapropiados.
• La hiperactividad o ansiedad.


Procedimiento

Este es el proceso que se sigue para controlar a su mascota:

• Se hace un estudio en profundidad del animal, del contexto y circunstancias que le rodean y de la conducta que ha tenido el propietario con él a través de una amplia entrevista.
• Se trata de encontrar la causa que produce ese comportamiento anómalo para poder diagnosticar la patología que presenta y tratarla adecuadamente.
• Se descarta que el origen del problema sea subyacente a una causa orgánica, ya que el primer síntoma de enfermedad deriva en una alteración del comportamiento, se procede a evaluar el tratamiento a seguir mediante la terapia de conducta, modificación del ambiente y en caso necesario, apoyarlo con tratamiento farmacológico con psicotrópicos.
• Cada quince días o un mes se toma contacto con los propietarios para hacer un seguimiento de la evolución del animal.
• En la mayoría de los casos el pronóstico es favorable, pero es fundamental el compromiso de los dueños en seguir las instrucciones y ser constantes con el tratamiento establecido.
• Es recomendable siempre la educación del animal mediante el adiestramiento en obediencia básica para tener control de él. Es importante elegir a un buen profesional en adiestramiento que use reforzamientos en positivo.

El precio de la primera hora de consulta tiene un costo de ¢20 mil y las horas adicionales ¢10 mil cada una.

Fuente: David Peiró Puente, etólogo clínico veterinario y adiestrador canino, director FOGAUS Educación Animal
www.fogaus.com.
Ver comentarios