Protagonista de la cultura nacional
Esteban Monge/La República
Enviar

Sylvie Durán Salvatierra es una líder que procura aprovechar la disciplina de su primera profesión: el teatro.
Tiene la convicción de que el trabajo en grupo es fundamental, ya sea estar al frente, dando la cara o respondiendo por un papel protagónico, siempre depende de su equipo, de esas personas que apoyan en un cambio.


“El teatro —y la actuación— son profesiones nobles que le entrenan a uno reflejos muy importantes sobre cuándo toca seguir, cuándo dar la pauta, cuándo actuar en conjunto para que cada cosa resulte”, dijo. Además, le ha enseñado que la función se saca entre todos, todos los días.
Hace casi un año Durán, artista y especialista en gestión de políticas culturales y desarrollo, fue designada ministra de Cultura y Juventud.
El fracaso de la última edición del Festival Internacional de las Artes y encaminar de nuevo esa entidad no ha sido un trabajo sencillo.
Sin embargo, la programación para este año regresó nutrida y con muy buenas noticias, como el retorno del programa “Enamorate de tu Ciudad”, que se retomará de abril a junio y además de San José abarcará cinco comunidades más, con actividades artísticas.
Así como el regreso del Festival de las Artes de Costa Rica del 5 al 14 de agosto y el esperado FIA que tendrá ediciones en 2017 y 2018.
“El principal reto al asumir el Ministerio fue la velocidad y la urgencia con las que debimos asumir frentes diversos: desde dar cuentas del FIA2015, hasta resolver el presupuesto 2016 recién entrando, a los eventos en agenda y, más tarde, la cantidad de procedimientos administrativos que se suscitaron”, señaló.
Aunque es muy pronto para hablar de logros en su gestión, durante este año ha logrado consolidar la calidad del equipo con el que trabaja.
“Llevar el Ministerio es una responsabilidad con muchas aristas y creo que tenemos un equipo balanceado y sólido”, agregó.
También destaca el generar un clima de diálogo, respeto y atención a los diversos grupos que participan y son sustantivos a la gestión de la organización.
“Un logro colectivo que sería injusto no mencionar: haber sacado la tarea de producir eventos masivos y el conjunto de la gestión con bien, cuando aún no se había restituido el equipo de producción y con los efectos de una crisis que tensionaron toda la estructura administrativa”, añadió.
De lo sucedido con el FIA aprendió que en situaciones difíciles y en las que hay presión, se debe respirar, pensar con la mayor claridad posible y respetar a las personas.
Su meta para este año es precisamente que los eventos masivos sean la fiesta y el espacio de regocijo, encuentro y apertura de horizontes que deben ser.
“Mi expectativa es mayor apropiación de lo que hacemos por parte los costarricenses y de la red de trabajo con la que hacer nuestra existencia significativa para comunidades”, concluyó.


 


Ver comentarios