Enviar
Nuevas figuras, exministros y diputados aspirarían
Proliferan precandidatos en el PUSC

Coalición sería única vía para derrotar a Liberación, indican socialcristianos
Socialcristianos son la segunda fuerza política del país

Faltan todavía dos años para las elecciones nacionales y ya empezaron a surgir precandidatos en el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).
Los rojiazules son la segunda fuerza con más seguidores en el país, por lo que no es de extrañar el interés de varias figuras por iniciar la carrera electoral.
Hasta el momento, Humberto Vargas, empresario ligado a la construcción, es el único que reconoce su aspiración por ocupar la silla presidencial.
Mientras que otros, como Pedro Muñoz, abogado, y José Manuel Echandi, exdefensor de los habitantes, no descartan presentar su nombre en el futuro, aunque siguen tomando distancia por el momento.
Asimismo, otros nombres suenan con gran fuerza en círculos internos del partido y, al mismo tiempo, son nombrados en las encuestas de opinión, incluso como favoritos.
Se trata de Alberto Trejos, exministro de Comercio Exterior, y Luis Fishman, actual diputado y jefe de fracción socialcristiana. Hasta el momento, los dos han negado tener interés.
Las encuestas también señalan a Rafael Angel Calderón, expresidente de la República, pero este ya había anunciado desde hace mucho tiempo que no postulará su nombre.
Asimismo, se menciona otra gente conocida, como Jorge Eduardo Sánchez, exdiputado; Gerardo Alvarez y Roberto Suñol.
“Creemos que al país le falta alternabilidad y que la concentración de poder es dañina para la democracia. El tema de los expresidentes ya fue superado, somos la segunda fuerza política y por eso no es de extrañar que surjan precandidatos”, indica Gerardo Vargas, presidente del PUSC.
Mientras que los liberacionistas obtienen el 42% de las simpatías electorales, los rojiazules les siguen con el 12% de las preferencias, de acuerdo con la encuesta de CID Gallup para LA REPUBLICA de enero anterior.
La gran diferencia porcentual y dos derrotas consecutivas en las urnas, hacen pensar a los socialcristianos en la necesidad de buscar alguna fórmula para evitar un tercer mandato del PLN.
Ante este panorama, la solución que parece más viable es una coalición política, aunque eso implica la posible necesidad de elaborar un plan de trabajo que respete ideologías muy distintas.
En cualquier caso, los socialcristianos aspirarían a liderar esa eventual coalición para las elecciones de 2014.

Esteban Arrieta
[email protected]








Ver comentarios