Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NACIONALES


Presidenta no concretó propuestas claves en primer año

Esteban Arrieta [email protected] | Viernes 06 mayo, 2011



A 365 DIAS DE MANDATO
Lo que pasó...Chinchilla no cumplió con expectativas en materia de seguridad, plan fiscal y gobernabilidad
Presidenta no concretó propuestas claves en primer año
Oposición y sectores cuestionan ausencia de hoja de ruta clara en su gestión

A pocas horas de que se cumplan los primeros 365 días de la administración de Laura Chinchilla, la ilusión y la expectativa que la rodearon hace un año, se han ido diluyendo con el pasar de los días.
La lluvia de promesas y planes de campaña que la llevaron al poder de manera contundente, aún permanecen en el papel en la gran mayoría de los casos, ya que no se han concretado, ni mucho menos han sido palpados por los costarricenses.
La inseguridad sigue siendo un problema sin resolver, el déficit fiscal crece sin una solución viable y se agudiza cada vez más la ingobernabilidad en el país.
Ayer, al presentar su informe de labores, Chinchilla enumeró una serie de acciones que a su juicio, son los logros alcanzados.
Como por ejemplo, la reducción de la tasa de desempleo, el aumento de los recursos para la educación, el nombramiento de más policías y la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, entre otras acciones.
Sin embargo, la visión de la mandataria no es compartida por empresarios, políticos y analistas, quienes ven con preocupación la ingobernabilidad y falta de comunicación entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, entre otros problemas.
Asimismo, consideran que el país “no tiene rumbo”, “avanza lento” y que su gobierno “está por debajo de las expectativas”.
“Yo diría que está por debajo de lo que esperábamos. Tardó mucho tiempo en asentar su liderazgo político. En el tema de seguridad, por más esfuerzos que se han dado, la velocidad con que se toman las decisiones no es la misma con la que quieren los costarricenses; lo peor es que tuvo poco acierto al nombrar un Ministro de Seguridad que no cumplió. Siendo optimista, le daría como máximo un seis de nota”, dijo Francisco Barahona, analista político.
La mala calificación de Chinchilla se debió entre otros factores, al desacierto de nombrar en puestos claves a ministros que ya dejaron el Gobierno, como son los casos de Marco Vargas en la Presidencia y José María Tijerino, en Seguridad.
También las malas decisiones políticas como el aumentazo salarial de los diputados y el mantenimiento de Viviana Martín como jefa de la fracción de Liberación Nacional, pese a la oposición de un grupo importante de sus legisladores, influyeron en el menoscabo de su liderazgo y habrían incidido entre otras cosas, como en la pérdida de la presidencia del Congreso y el resto de los puestos del directorio.
Por otra parte, la intromisión temprana de los fuegos electorales en su propio partido generó una división notable en su bancada.
A dichos acontecimientos, habría que sumarles varios problemas heredados, como la concesión de la carretera a Caldera, el alto déficit fiscal y la explotación de la mina Crucitas.
Eso sí, pese a sus desaciertos y algunas situaciones externas que ha tenido que enfrentar, las últimas encuestas de opinión reflejan que la mandataria goza de alta aceptación popular.
Esto se debería, entre otras cosas, al manejo positivo que hizo del conflicto con Nicaragua por Isla Calero, la inauguración del Estadio Nacional, la imagen de cercanía que proyecta y sus esfuerzos por planificar a largo plazo el rumbo del país.
“De acuerdo con las encuestas, los costarricenses piensan que ella es honesta y sincera; también saben que le ha tocado bailar con el más feo. Además, ha tenido una exposición pública positiva, reconocen que heredó problemas y que la inauguración del Estadio le ayudó, así como lo de Calero”, concluyó Víctor Ramírez, analista político.
Esteban Arrieta/Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]