Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Precio de electricidad no baja pese al ahorro térmico

Danny Canales [email protected] | Martes 21 abril, 2009



ICE empleó un 75% menos de lo previsto en combustibles para el primer trimestre, pero sigue cobrando altas tarifas
Precio de electricidad no baja pese al
ahorro térmico

• Empresarios reclaman a la Aresep que actúe para rebajar tarifa

• Regulador promete revisar modelo de fijación para agilizar ajustes


Danny Canales
[email protected]

Pese a que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) gastó en el primer trimestre $33 millones menos de lo previsto para la generación térmica, los abonados siguen pagando altas tarifas eléctricas como si el consumo de combustible para producir energía más bien hubiera subido.
Es decir, mientras el ICE de enero a marzo generó la mayoría de energía a base de agua y viento, cobró tarifas como si hubiera quemado grandes cantidades de diésel y búnker.
Para hacerle frente al suministro eléctrico durante el primer trimestre, el ICE reportó que requeriría invertir $44,4 millones para las siete plantas térmicas en el país. Para todo el año solicitó $171 millones.
Con base en la proyección de consumo de derivados del crudo planteada por el ICE para 2009, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) le reconoció un ajuste del 15,11% que se aplicaría durante el año.
Sin embargo, aunque el Instituto solo ha gastado en lo que va del año $11,1 millones en el abastecimiento del combustible para mantener en operación las plantas eléctricas —lo que equivale a un 25% del monto que estimó originalmente—, hasta ahora no ha gestionado una baja en las tarifas.
Tampoco la Aresep, que tiene potestad para actuar de oficio, ha metido mano para reducir el monto adicional que le aprobó al ICE para compensar a los usuarios el ahorro por factor térmico.
Ante la indefinición, una familia con un consumo promedio de 350 kilovatios hora seguirá pagando al mes ¢4.230 más de que lo que pagaba antes de que se diera el aumento.
Lo que ha reducido la factura petrolera del ICE es la caída en la demanda eléctrica, en el precio de los combustibles y el hecho de que en lo que va del año se ha producido la mayoría de la energía a base de recursos renovables.
Al conocer sobre el fuerte ahorro que ha habido en la producción de energía térmica, el sector productivo exige al ICE o a la Aresep que actúen de oficio y gestionen un ajuste en las tarifas eléctricas para trasladar al bolsillo de los consumidores el alivio financiero que enfrenta el Instituto estatal.
“Una rebaja en momentos de crisis financiera como los que vivimos sería un gran respiro para los clientes del ICE y sobre todo para el sector empresarial, que ha enfrentado un fuerte impacto en su factura eléctrica producto de los últimos aumentos”, comunicó Rafael Carrillo, director financiero de la compañía Molinos de Costa Rica.
“A pesar de que en el último año bajamos la factura eléctrica un 26%, aún estamos pagando más debido a que el costo del kilovatio aumentó un 45% en el último año”, cuestionó el empresario.
LA REPUBLICA consultó a las autoridades del ICE, mediante la oficina de Prensa, las razones por las que no ha gestionado una rebaja en las tarifas, pero al cierre de edición no se había tenido respuesta.
En la Aresep, por su parte, justificaron que las dos metodologías que existen actualmente para ajustar los precios del servicio eléctrico impiden realizar las rebajas de forma ágil.
El pecado del modelo ordinario, explicó Alvaro Barrantes, director del departamento de Energía de la Autoridad Reguladora, es que requiere audiencia pública y fija un plazo para resolver y otro para publicar los nuevos precios en La Gaceta, lo cual consume unos dos meses y medio.
Por su parte, el trámite extraordinario, que es mediante el cual se modifica “el costo variable de combustible”, solo se aplica dos veces al año para fijar las tarifas eléctricas para la temporada alta —estación seca— y la baja.
Es decir que mediante ese trámite los costarricenses podrían disfrutar de una rebaja en el recibo eléctrico por ahí de julio, siempre y cuando el consumo de energía térmica no se dispare en el mes y medio que resta de la estación seca.
Con la finalidad de garantizar que la rebaja en los costos de operación del ICE sean trasladados a tarifas con mayor celeridad, Barrantes adelantó que la Aresep analiza modificar el modelo de fijación extraordinaria.
En ese sentido, detalló que una de las alternativas que se estudian es acortar la periodicidad en que se puede actualizar el “costo variable de combustible”. La intención es llevarlo a trimestres y no a semestres como hasta ahora.
Otra opción es que se permita realizar una actualización en los costos eléctricos igual a la que se aplica al transporte público, en donde se justifica un aumento si la fórmula arroja un aumento o una rebaja del 5% en relación al monto vigente.
La última palabra sobre si se modifica la metodología recaerá en Fernando Herrero, regulador general.