Precandidatos demócratas en guerra sin cuartel
Enviar
Campaña electoral en EE.UU. arranca en siete semanas
Precandidatos demócratas en guerra sin cuartel

Debate mostró que contienda ha ingresado en una fase más belicosa

Washington
EFE

A sólo siete semanas de que arranque en Iowa la larga campaña electoral de Estados Unidos, los aspirantes a la candidatura presidencial demócrata han iniciado una guerra sin cuartel en la que Hillary Clinton parece el objetivo a vencer. Todos los medios estadounidenses hicieron el viernes hincapié en que la pugna entre los “presidenciables” demócratas ha entrado en una fase más belicosa, tras el debate de la noche del jueves en Las Vegas.
Los rotativos destacan también el contraataque protagonizado por Hillary, que -según el Washington Post- fue “mucho más agresiva” que en ocasiones anteriores, adoptó un tono “más firme”, en opinión del New York Times, y en general hizo gala de una “nueva posición combativa”, de acuerdo con The Wall Street Journal.
La senadora demócrata por Nueva York salió mal parada en el debate que tuvo lugar a finales de octubre en Filadelfia (Pensilvania), en el que se convirtió en víctima propiciatoria a raíz de sus respuestas vagas y contradictorias en temas como las licencias de conducir para los indocumentados.
Pero sus asesores advirtieron que Hillary acudiría a Las Vegas con la artillería cargada. Y el que avisa no es traidor.
La senadora por Nueva York cuestionó directamente por primera vez las trayectorias políticas de Barack Obama y John Edwards, sus dos principales rivales, y no dudó en criticarlos por sus descalificaciones al más puro “estilo republicano”.
Además, aprovechó para atacar el plan de cobertura sanitaria de Obama, al argumentar que dejaría a 15 millones de personas sin seguro médico y mencionar que Edwards no respaldó una cobertura universal cuando compitió por la vicepresidencia de Estados Unidos en el 2004.
Los elevados costes médicos y el hecho de que haya unos 47 millones de personas sin seguro de salud han convertido la reforma sanitaria en uno de los temas más importantes de esta campaña, junto con la guerra en Irak, la economía y la seguridad nacional, según los sondeos de opinión.
Sea como sea, Edwards salió al quite de inmediato tras las críticas de su rival, al mencionar que no ha cambiado de opinión en temas importantes, algo que -según él- Hillary hace cada dos por tres.
El gobernador del estado de Nuevo México y también “presidenciable” demócrata, Bill Richardson, pidió a sus compañeros que mantuvieran la compostura al rogarles: “No nos enlodemos”.
Pero, según Charles Franklin, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Wisconsin, los aspirantes demócratas a la Casa Blanca acabarán con el fango hasta el cuello.
Franklin pronostica que la temperatura política irá en aumento a medida que se aproxima la cita con las urnas en Iowa.
“Las críticas van a ser, fundamentalmente, de Obama y Edwards a Hillary, porque saben que si ésta gana en Iowa les va a resultar muy difícil recuperar terreno frente a ella”, afirmó el profesor.
El experto dijo a Efe no estar sorprendido con el contraataque de Hillary: “Está claro que no es el tipo de persona que se presta a convertirse en un saco de boxeo”.
En su opinión, si hay una lección que aprendió Hillary durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001) “es la de que hay que responder a las críticas de forma rápida y directa y que hay que golpear tan duro o más de lo que te han golpeado a ti”.
Las últimas encuestas muestran que Hillary, Obama y Edwards están prácticamente empatados en Iowa, aunque la senadora demócrata lidera la intención de voto en Nuevo Hampshire, junto con Iowa el estado más madrugador en la carrera por la Casa Blanca.
Mary Malone, profesora de la Universidad de Nuevo Hampshire, considera que tras el debate de Hillary “aparece como la candidata más competitiva”, y aunque “no está claro si mantendrá su liderazgo”, la experta cree que la senadora “hizo un buen trabajo a la hora de defenderse como la candidata a elegir”.
Marc Hetherington, profesor de la Universidad Vanderbilt (Tennessee) señala, de todos modos, que es demasiado pronto para cantar victoria y advierte que todavía puede haber “grandes sorpresas”.

Ver comentarios