Policías municipales, buenos resultados
Los cuerpos de policía municipal que existen en el país trabajan en conjunto con Fuerza Pública. Marco Monge/La República
Enviar

Solo 20 cantones cuentan con cuerpos de seguridad

Policías municipales, buenos resultados

Falta de capacitación de oficiales y poca coordinación con la Fuerza Pública son las principales críticas

Asaltos, robo de vehículos y otros delitos violentos disminuyeron en los últimos años, esto no es obra de la casualidad y en el proceso 20 cantones implementaron policías municipales que contribuyeron con la reducción en las estadísticas.

201307102232140.n555.jpg
El esfuerzo va más allá del dinero, ya que los gobiernos locales que iniciaron este proyecto invierten hasta ¢8 mil millones por año, poco si se compara con los $348 millones que recibió el Ministerio de Seguridad para 2013.
Parte del éxito de las policías municipales radica en la cooperación y coordinación con la Fuerza Pública; sin embargo, no siempre se logra un trabajo conjunto y esto desgasta la labor de seguridad en las comunidades.
Casos existen muchos, cada uno se apega a la realidad criminal que viven los cantones; por ejemplo, la Municipalidad de San José cuenta con la policía más grande de todo el país, 350 oficiales y ¢3.500 millones en recursos para cada año.
Eso sí, el centro de la capital reporta muchos robos, asaltos y delitos violentos, si bien este cuerpo de seguridad municipal no se dedica a la represión de estos casos, al final contribuye con la vigilancia lo que permite a la Fuerza Pública destinar más oficiales a otros controles.
Patrullar con solo un carro y cuidar las calles del cantón de San Rafael de Heredia es una labor que desempeñan tan solo diez policías municipales.
Sin embargo, en esta comunidad los índices delictivos son bajos si se comparan con los centros de ciudades.
Los asaltos son el principal flagelo de este cantón herediano y desde 2010, cuando se creó la policía del ayuntamiento, la cantidad de delitos disminuyó un 23%, mejora que también se debe a la recuperación de espacios públicos y a la coordinación con la Fuerza Pública.
Combinar los patrullajes de oficiales, las cámaras de vigilancia y el uso de perros para seguridad es una fórmula que le ha dejado buenos resultados a San Antonio de Belén, comunidad que cuenta con policía municipal desde hace 15 años.
Invierten por año ¢450 millones para pagar el salario de los 32 oficiales, el director es abogado, y cuentan con una unidad de criminología, además de los cuatro policías municipales de tránsito y de la unidad canina K-9 con que cuenta el cantón herediano.
“Si me pregunta a mí, yo preferiría que los gobiernos locales inviertan en seguridad, como creación de programas comunales, deportivos o culturales en lugar de crear unidades de policía municipal, ya que muchas veces cometen errores que le salen caro al municipio”, aseveró el ministro de Seguridad, Mario Zamora.
Este tipo de policías se crearon debido a que la Fuerza Pública no puede tener oficiales en todas las regiones, y con el fin de reducir los delitos contra la propiedad como robos, asaltos y demás.
Una de las críticas más fuertes hacia el modelo de policías municipales radica en la formación, un oficial del Ministerio de Seguridad le cuesta al Estado ¢3,5 millones solo en el proceso de escuela policial y en la compra del uniforme, armas y otros equipamiento.
Por otra parte, de los ¢8 mil millones que designan las 20 municipalidades que cuentan con cuerpos de seguridad, una parte más pequeña se destina a la capacitación y equipo que utilizarán los policías.
“En muchos casos las municipalidades contratan a oficiales que fueron despedidos por el Ministerio de Seguridad debido a que cometieron faltas o abusos en su función por eso en ocasiones se sobrepasan en el uso de la fuerza”, indicó Zamora.
Regular y establecer parámetros bajo los cuales trabajen las policías municipales es el objetivo de un proyecto de ley que fue aprobado en primer debate en la Asamblea Legislativa en 2011, y que hace fila a la espera de convertirse en ley este año.

201307102232140.n55.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios