Enviar
Pensar a futuro

Utilizar luz y aire naturales son algunas de las maneras de construir sosteniblemente, ideas que se destacaron en una charla

Gabriela Morúa
[email protected]

Tendencias en construcción sostenible fueron temas claves en una charla organizada por Alumimundo, en conjunto con la marca Kohler, el pasado viernes en el Auditorio Roberto Sasso de la Universidad Veritas.
“La crisis del planeta es reflejo de nuestra propia crisis como civilización, pero todavía tenemos los medios, aparentemente, para poder revertirla”, con estas palabras abrió la charla Oscar Pamio, decano de la Facultad de Arquitectura de la Universidad.
Conscientes del impacto que genera la construcción sin medidas, Robert Balder, senior Associate Gensler New York, se encauza en el desarrollo urbano sostenible. “En Costa Rica estamos enfocados en la protección del hábitat. El punto clave de una buena construcción es planear apropiadamente, al principio del proyecto, aunque su costo sea un poco más elevado, pues habrá una rápida retribución con la durabilidad del proyecto, calidad y sostenibilidad. Debemos pensar en el futuro”.
Por ejemplo, se habló de la necesidad de utilizar al máximo la luz natural. Si se usa la artificial, existen sensores para que no se dé un gasto innecesario de electricidad.
Además se busca capturar brisas con entradas de aire sin tener que utilizar el acondicionado o ventiladores para aclimatar un lugar.
También se trata de aprovechar todos los materiales disponibles, como plantas de la zona, para evitar utilizar más agua de la normal para su mantenimiento.
Obviamente se habló de reciclar y de utilizar pigmentos orgánicos, pinturas a base de agua y madera certificada. “Los costos se disminuyen a largo plazo”, añadió Balder.
Otro de los temas fue el ahorro de agua, introducido por la empresa Kohler, cuyos nuevos productos cuentan con la certificación Water Sense, un programa de asociación pública-privada que busca proteger el suministro de esta.
Principalmente se habló de inodoros de alto rendimiento que reducen las aguas residuales, eliminan salpicaduras y gastos de mantenimiento hasta 40 galones de agua por año, además de duchas que ahorran un 30% del líquido.
Ver comentarios