Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


Paquete tributario se tambalea por zonas francas

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 01 noviembre, 2011



Bancada verdiblanca no está a gusto con gravamen
Paquete tributario se tambalea por zonas francas

Negociación con el PAC se intensificará para lograr exoneración

Conforme pasan los días y se acerca la votación del plan fiscal, prevista para diciembre, la preocupación y la presión en los diputados de la bancada oficialista de Liberación Nacional (PLN) se incrementa con cuentagotas.
Por un lado, deben mantenerse firmes y respetar el acuerdo político que logró la presidenta Laura Chinchilla con el Partido Acción Ciudadana (PAC), para aprobar dicho paquete tributario, el cual fue el fruto de una negociación política que a algunos tomó por sorpresa.
Mientras que en el otro lado de la balanza, la necesidad de mantener o generar empleo en sus comunidades, es algo que desvela a la mayoría de ellos, desde el inicio de su gestión en mayo de 2010.
El impuesto de un 15% sobre los dividendos para las empresas que gozan del régimen de zona franca, como parte del plan fiscal, es el culpable de la dicotomía, ya que un eventual gravamen podría alejar la inversión extranjera directa y con ello, los miles de empleos que genera, tanto directos como indirectos.
La disyuntiva que enfrentan los congresistas verdiblancos hace que para el Gobierno sea difícil evitar el rompimiento de la línea de fracción, lo cual podría provocar no solo que el paquete tributario se tambalee, sino que se caiga del todo.
Quizá la diputada liberiana María Ocampo resume de la mejor manera la situación que viven los legisladores verdiblancos sobre este proyecto de ley.
“Estamos con el corazón pensando en este tema, ya que Guanacaste necesita de zonas francas para generar empleo. Por otro lado, yo soy diputada del PLN y por eso, debo ser respetuosa de los acuerdos que la Presidenta ha logrado”, expresa Ocampo.
Casi todos los congresistas verdiblancos que se consulten sobre la reforma fiscal repiten básicamente el discurso de Ocampo y si se les pregunta qué harán al final del camino si las cosas no cambian, tratan de evadir el cuestionamiento, hasta que no tienen otra salida y terminan diciendo que respetarán el acuerdo que impulsa la Presidenta.
Por el momento, el tiempo está a favor de los verdiblancos, ya que aún queda mes y medio para que se vote en primer debate el paquete tributario, tal y como se definió en la moción del 208 bis para acelerar su trámite.
Ante este panorama, los liberacionistas intensificarán su labor de convencimiento al PAC y de esta forma lograr que su aliado político en este tema acceda a hacer una excepción sobre el gravamen a las zonas francas.
En esta tarea, eso sí, los verdiblancos no están solos, ya que diversas cámaras empresariales, economistas y políticos, entre ellos Oscar Arias, expresidente de la República y líder del PLN, se han referido tratando de generar la presión necesaria para que los rojiamarillos cambien su postura.
“Uno de los temas que no deben aprobarse es el de los impuestos a las empresas instaladas en las zonas francas. Mientras que los países desarrollados viven la tragedia del desempleo, con 44 millones de personas sin trabajo, en nuestro país las empresas ubicadas en las zonas francas contratan a casi 60 mil personas directamente, y por cada una de esas personas hay tres más que se benefician indirectamente. Se trata, además, de empleos de altísima calidad y bien remunerados”, indica Arias.
El plan fiscal es el proyecto estrella del gobierno y con él se pretende enfrentar el elevado déficit tributario y generar recursos por al menos ¢400 mil millones.
A mediados de setiembre y tras casi nueve meses de intentos fallidos, el Gobierno aceptó incorporar a dicha iniciativa varias propuestas del PAC, con el objetivo de darle viabilidad política al paquete tributario.
Entre los puntos acordados destaca el 15% de gravámenes sobre los dividendos que reparten las empresas que están en las zonas francas.
Además, se daría oportunidad a las municipalidades para que tomen la decisión en cada caso, de cobrar o no el impuesto de bienes inmuebles a las compañías que están bajo dicho régimen.
En el país hay 256 empresas registradas bajo este modelo y en total generaron alrededor de 58 mil empleos en 2010, algo que recuerdan los legisladores verdiblancos, sobre todo aquellos que representan provincias donde hay muchas zonas francas.
“Es claro que las zonas francas son el sector productivo más dinámico de la economía costarricense y que impactan directamente a lugares como Alajuela y Heredia. Hay aspectos de la economía donde es importante ver el bosque y no ver el árbol, esperamos que el PAC cambie de opinión”, indica Fabio Molina.

Esteban Arrieta
[email protected]