OTAN estudia cómo controlar flujo de refugiados en Mediterráneo
Enviar

La OTAN estudiará las peticiones de una misión naval en el Mediterráneo oriental para controlar el flujo de refugiados ante un nuevo éxodo de Siria que está agravando la preocupación de los líderes europeos.

Esta misión, propuesta por Alemana y Turquía, involucraría a la alianza de 28 miembros en el trauma humanitario agravado por la ofensiva de las tropas sirias, respaldadas por Rusia, que han provocado la huida de Alepo de miles de personas en dirección a Turquía.

“Estudiaremos muy seriamente la petición de Turquía y otros aliados para ver qué puede hacer la OTAN para ayudar a hacer frente y gestionar la crisis”, dijo el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, a la prensa en Bruselas el martes.

La OTAN se enfrenta a la intervención de Rusia en Oriente Medio con violaciones del espacio aéreo de Turquía, un miembro aliado. La organización reforzó sus defensas en Europa del Este en respuesta a la anexión de Crimea por parte del Kremlin, lo que desató revueltas en Ucrania en 2014.

Desafío de Merkel
Los buques de guerra de los países aliados, actualmente en misión de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo y patrullaje de las costas de Somalia contra la piratería, podrían ser enviados a controlar y potencialmente perseguir traficantes de personas en el mar Egeo entre Grecia y Turquía.

Una misión naval, que se estudiará el miércoles y el jueves en una reunión de ministros de Defensa en Bruselas, no estaría exenta de polémica. La presencia de la OTAN podría generar imágenes desagradables de marinos y militares obligando a niños refugiados a quedarse detrás de vallas electrificadas, lo que daría una victoria propagandística a los radicales islámicos y a los detractores de la alianza dentro del Kremlin.

Con una influencia europea limitada, Angela Merkel, canciller alemana viajó a Ankara el lunes para persuadir a Turquía de que aloje más refugiados en su territorio en lugar de redirigirlos a Europa occidental. La posición política de la dirigente está en peligro por el desacuerdo de la opinión pública con su postura de brazos abiertos a los refugiados.

Stoltenberg señaló que las patrullas navales podrían considerarse como “medidas de seguridad” para proteger a Turquía de la guerra en Siria. Entre ellas, se cuentan misiles Patriot de defensa aérea y sistemas aéreos de vigilancia del territorio y costa turcos.

Douglas Lute, embajador de Estados Unidos ante la OTAN, pidió a los países miembros de la Unión Europea que tomaran la iniciativa en la gestión de las emergencias civiles, y dijo que la alianza ofrecerá un papel de respaldo. La organización explicó que los especialistas en estrategia militar trabajarán en distintas opciones.

“Es un tema fundamental que debería tratarse a unos kilómetros de aquí, en la sede de la Unión Europea, pero esto no significa que la OTAN no pueda ayudar”, dijo Lute a la prensa.



Ver comentarios