Enviar
Ruptura de pacto de gobernabilidad allana camino para conformación de “directorio compartido”
Oposición irá tras la presidencia del Congreso
Benavides asegura que sería “negativo para el país”, que el gobierno ceda control

La ruptura del pacto de gobernabilidad entre el Movimiento Libertario y el Poder Ejecutivo allanó el camino para que la oposición una sus fuerzas en pro de conformar un directorio legislativo de oposición.
Desde el viernes, las bancadas no oficialistas están “en sesión permanente” y el próximo miércoles se reunirán por segunda vez para conversar sobre una agenda de consenso y puestos en el directorio legislativo.
Los partidos Unidad Social Cristiana, Accesibilidad Sin Exclusión, Acción Ciudadana, Frente Amplio y los libertarios, forman un bloque de 31 legisladores, lo que les permitiría sumar los votos necesarios para arrebatar a la bancada oficialista todos los puestos en el directorio legislativo, incluido el de la Presidencia del Congreso.
Sin embargo, para que esto sea realidad, es necesario un intenso diálogo, pues al trascender el viernes que los rojiblancos no continuarán en el pacto con el Poder Ejecutivo, ya se anunció que Acción Ciudadana y la Unidad propondrán a uno de sus diputados para dirigir el parlamento, mientras que el Movimiento Libertario no lo descarta.
El directorio se encarga de administrar todo lo concerniente a la Asamblea, y es el principal canal de comunicación con el gobierno para la tramitación de leyes y toma de decisiones. El 1º de mayo venidero, los diputados deberán seleccionar a los nuevos integrantes de dicho cuerpo.
“Vamos a tener que llenarnos de humildad, paciencia y dejar a un lado los intereses partidistas, particulares, e ideológicos para aprovechar este momento histórico. No importa cuál partido presida el Congreso, lo importante es que sea uno de oposición”, indicó Walter Céspedes, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana.
El diputado rojiazul manifestó que su compañero Luis Fishman tiene la experiencia y el conocimiento para hacerse cargo de la presidencia del parlamento, por lo que será presentado como candidato al puesto.
Hace un año, el Movimiento Libertario y el gobierno firmaron un acuerdo de gobernabilidad con el fin de impulsar una serie de proyectos, así como repartir puestos en el directorio y en las comisiones.
El incumplimiento de iniciativas como la compra de computadoras para escolares, la negativa de dar por finalizado el contrato con Riteve y sobre todo, la poca claridad y rumbo del gobierno en temas vitales como la seguridad y la reactivación de la economía, hicieron que el pacto se rompiera a juicio de los libertarios.
“No seguimos con el Gobierno porque el país va rumbo al despeñadero y nuestro objetivo es más bien evitarlo. Creo que llegó el momento de unir a la oposición y generar los canales de diálogo necesarios que promueven la acción y la gobernabilidad. Es muy prematuro conversar de candidatos a la presidencia del Congreso, primero habrá que definir una agenda y otros temas”, concluyó Danilo Cubero, jefe de la fracción libertaria.
Mientras tanto, en las filas de Acción Ciudadana ven con buenos ojos la oportunidad que se abre y aseguran que el tema principal es sacar adelante a Costa Rica.
Los rojiamarillos consideran que entre sus 11 legisladores cuentan con la capacidad para dirigir el Congreso, manifestó Manrique Oviedo, nuevo jefe de esta fracción.
La ruptura del pacto entre el Gobierno y el Movimiento Libertario, se da en los peores momentos para Liberación Nacional, el cual se encuentra dividido en dos bloques por el nombramiento de Viviana Martín como jefa de fracción.
A esta coyuntura se le agrega la llegada de Carlos Ricardo Benavides, como titular del Ministerio de la Presidencia, el cual sustituye a Marco Vargas, quien renunció el lunes pasado debido a los reclamos de la oposición.
Ayer, al enterarse de la ruptura del pacto, Benavides indicó que el Gobierno hará todo lo posible para evitar ceder el control del directorio legislativo, ya que esto sería “absolutamente negativo para el país”.
“Lamentamos que se rompió el pacto. Negociaremos con todos los partidos. Veo difícil que la oposición logre articularse para ganar el directorio, ya que hay diferencias muy profundas. Sin duda, sería ampliamente negativo para el país que el gobierno ceda en ese terreno, porque de ser así, la tramitación de leyes podría ser más lenta, porque ellos no tienen las mismas prioridades”, indicó Benavides.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios