Logo La República

Lunes, 8 de marzo de 2021



NOTA DE TANO


Olimpia: dolor de estómago para el León

Gaetano Pandolfo [email protected] | Viernes 22 enero, 2021

Yurguin Román

Si el juego entre Alajuelense y Olimpia hubiese sido una pelea de boxeo, ganan los hondureños por decisión dividida.

Dos jueces hubieran dado el triunfo a los pupilos de Pedro Troglio y otro a los discípulos de Andrés Carevic.

El puntaje para vencer el combate, lo acumuló el Olimpia en los primeros 20 minutos del segundo tiempo.

Lea más: Alajuelense es el nuevo amo y señor de las redes sociales en Centroamérica

Probablemente en el descanso, el estratega argentino ordenó a sus jugadores atacar por el centro de la defensa manuda, expuesta por el cráter que muestra el León, al jugar sin un volante central típico y natural.

El fútbol del Alajuelense es muy vistoso porque el par de arquitectos que ubica en su cintura, Bryan Ruiz y Alex López, se lucen generando fútbol ofensivo, pero la recuperación de la pelota y la marca pegajosa no es su fuerte.

Olimpia, mostró ser muy buen equipo y le complicó el partido al monarca criollo de pies a cabeza.

Después de una primera parte emocionante y equilibrada, donde la Liga tuvo un par de oportunidades de abrir la cuenta, el inicio del segundo tiempo fue un martirio para los locales.

Lea más: Alajuelense inicia construcción de residencia de tres pisos en el CAR

Maylor Núñez obligó a Yurguen Román a jugarse un partidazo; Deybi Flores y Germán Mejía se saltaron las vallas de apellidos Ruiz y López y pusieron a los atacantes Bengston, Hernández y Arboleda en las narices de Leonel Moreira.

El gol albo no llegó por ansiedad y precipitaciones en los remates de los catrachos que vulneraron la retaguardia eriza con triangulaciones y asociaciones efectivas. El poste le devolvió un mortero a Mejía y Moreira le hizo tapadón a Arboleda.

Pero, en el minuto 62, con el ingreso de José Miguel Cubero por Brandon Aguilera, la Liga selló ese hueco en su cintura y con un volante central experimentado, volvió a equilibrar las acciones, en un juego emotivo, abierto, intenso, al que solo le faltó la anotación.

La Liga tuvo la virtud de que nunca dejó de atacar, pero la ofensiva no encontró la ruta que los condujera hacia Marcel Hernández, quien no pesó en el partido y además, a Jurgens Montenegro, Alonso Martínez y luego a Carlos Mora, les faltó por centímetros eludir las marcas del último defensor para quedar cara a cara frente al portero Hárold Fonseca, quien luego se convertiría en el villano de la serie, al errar el lanzamiento de penal que le dio el triunfo al León en La Catedral y el pasaporte a la final de la Liga Concacaf, ante el vencedor del juego de esta noche entre Saprissa y Arcahaie de Haití.

[email protected]

NOTAS ANTERIORES







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.