Ofibodegas toman fuerza
Las facilidades de las ofibodegas para la industria son múltiples al tener sus centros de manufactura o despacho en el mismo sitio que las oficinas, indico Danny Quirós representante de la empresa Colliers. Esteban Monge/La República
Enviar

Sector creció un 13% en un año

Ofibodegas toman fuerza

Existe un gran desarrollo de este tipo de inmuebles, principalmente en Escazú y Heredia

Si usted posee una empresa o industria que tiene las oficinas en un sector, y bodegas o centro logístico en otro, la modalidad de ofibodegas podría ser una buena opción, según una nueva tendencia en el país desde inicios del año pasado.

201306112310550.n22.jpg
Este segmento muestra signos de expansión, logrando bajar considerablemente los niveles de disponibilidad y ampliando la oferta tanto en complejos ya existentes como en nuevos desarrollos, indica la firma Colliers.
“Durante el último año, la oferta del Área Metropolitana creció un 13%, ubicándose en 310 mil metros cuadrados utilizables de inventario, atribuido principalmente al ingreso de inmuebles que habían iniciado su construcción durante 2011”, explicó Danny Quirós, representante de Colliers.
Su desarrollo se ha concentrado en inmuebles ubicados principalmente en la zona de Escazú y San Ana, así como Santa Rosa de Santo Domingo de Heredia.
Los nuevos proyectos de ofibodegas se encuentran en su mayoría preparando planes de comercialización estratégicos y fundamentados en el comportamiento actual y proyectado de la demanda.
Estos inmuebles tienen un precio promedio de $7 por metro cuadrado de alquiler al mes; este precio contempla espacios en obra gris, y cuentan con ofibodegas tanto de clase A como B, con un crecimiento del 5% interanual para ambas clases.
Uno de los proyectos más impulsados ha sido el de las Ofibodegas Santa Rosa, en Santo Domingo de Heredia. Acá se cuenta con un proyecto en condominio industrial de 50 bodegas y 13 locales comerciales.
Ya la primera etapa de diez ofibodegas está ocupada por empresas que se dedican a comercialización de productos de iluminación, otra que realiza turbinas eólicas, así como una que se dedica a la fabricación de muebles.
Ya están terminando la segunda etapa, constituida por 11 espacios más, la cual está vendida en un 70%, donde una empresa de preparación de alimentos instalará su planta, así como otra para establecer un centro de llamadas, y otra que se dedica a la fabricación de calcetines.
“La industria crece y necesita facilidades de clase mundial para poder instalar sus fábricas, antes no había estas facilidades donde una industria podía instalarse en un lugar con energía, comunicaciones, seguridad, facilidades de carga y descarga, es una necesidad para la productividad”, expresó Mario Miranda, gerente del proyecto.

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios