Enviar
Obama ampliará recorte de impuestos aprobado por Bush

El presidente de EE.UU., Barack Obama, considera que existe “una base” para el acuerdo entre demócratas y republicanos respecto a la renovación de los recortes de impuestos aprobados por George W. Bush, y que expirarán al finalizar 2010.
En una entrevista emitida el domingo en el programa “60 Minutes” de la cadena CBS, Obama se mostró dispuesto a considerar la propuesta que le planteó en setiembre el próximo presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, sobre la prórroga de la medida.
El líder republicano planteó entonces la posibilidad de extender los recortes de impuestos para las familias acomodadas durante dos años más, al tiempo que el Gobierno retrae su gasto a niveles previos al rescate financiero de 2008.
“Creo que con propuestas tan específicas estamos sentando la base para una conversación”, aseguró Obama. “Eso significa que podemos revisar las proyecciones del presupuesto y pensar en lo que necesita ahora nuestra economía, teniendo en cuenta que aún está débil”.
En ese sentido, el presidente espera que ambos partidos puedan “alcanzar un acuerdo que conduzca a un compromiso”, aunque subrayó que su “prioridad número uno” es “asegurar que las familias de clase media no se levanten el 1º de enero y vean que sus impuestos han subido”.
Obama, que en su discurso radiofónico semanal instó al Congreso a convertir este asunto en su prioridad antes de que ambas cámaras se renueven en enero, coincide con los republicanos en la voluntad de prorrogar los recortes.
Sin embargo, se muestra contrario a mantener los beneficios para las familias que ingresen más de 250 mil dólares anuales, una condición que no comparte la oposición.
“Estaríamos enterrándonos en un hoyo fiscal aún más profundo y pasándoles la carga a nuestros hijos” había dicho en una intervención el sábado.
En cambio, consideró que “lo último que debe hacerse es subir los impuestos a las familias de clase media”.
”En la última década, esas familias han visto cómo subían los costes, cómo bajaban sus sueldos y cómo muchos trabajos se trasladan a otros países”, explicó.
El mandatario, que apenas dedicó espacio a interpretar el resultado de las elecciones y se limitó a señalar que los estadounidenses “tienen razón en estar frustrados con la recuperación económica”, destacó su voluntad de alcanzar un acuerdo con los republicanos en torno a este asunto.
En cuanto a las elecciones legislativas del 2 de noviembre, en las que los republicanos retomaron el control de la Cámara Baja y aumentaron su representación en el Senado, Obama admitió, en un extracto de la entrevista que CBS adelantó el sábado, que su partido resultó castigado porque él basó su liderazgo en la legislación.
También reconoció que la idea de que ha perdido el “toque especial” que tenía durante la campaña electoral de 2008, o de que ha sido incapaz de “vender” bien sus éxitos, es “un argumento justo”.
”A lo largo de dos años, estábamos tan ocupados y concentrados en hacer una serie de cosas (en el Congreso), que dejamos de prestar atención a que el liderazgo no consiste simplemente en la legislación”, indicó el presidente.
Obama señaló que ser líder también consiste en “persuadir a la gente, darles confianza, y hacerles sentir unidos”, y en “defender los argumentos de manera que la gente los pueda entender”.
”Creo que no siempre hemos tenido éxito en eso, y es algo por lo que me siento personalmente responsable”, aseguró. “Es algo que tengo que examinar cuidadosamente a medida que avanzo”.
El mandatario lamentó no haber sabido explicar bien la necesidad de los grandes paquetes de estímulo económico y de rescate financiero de los bancos que desplegó su administración.
”La gente veía esas medidas y decían: parece que el Gobierno se está expandiendo demasiado. Y lo que pasaba en realidad era que estábamos en una situación de emergencia y queríamos asegurarnos de que la economía no caía al abismo”, indicó.

EFE/La República

Ver comentarios