Enviar
Presidente de partido demócrata considera que ambos candidatos están esencialmente empatados
Obama rechaza debate con Clinton

• Partido espera que votantes se hayan decidido por uno de los para finales de junio, antes de Convención

El senador Barak Obama desechó la invitación de la senadora Hillary Clinton para un debate sin intermediarios mientras ambos continúan casi empatados en su brega por la candidatura presidencial demócrata.
“Estamos, esencialmente, muy cerca de un empate”, admitió el presidente del Comité Nacional del Partido Demócrata, Howard Dean, en declaraciones en el programa Meet the Press.
Clinton, quien va a la zaga en el número de delegados ya elegidos para la Convención Nacional, invitó ayer a Obama a un debate sin moderador, al estilo de los que mantuvieron hace 150 años Abraham Lincoln y su oponente demócrata Stephen Douglas, para hacerse con un escaño en el Senado.
Hillary, la primera mujer, y Obama, el primer negro con posibilidades de llegar a la presidencia de Estados Unidos, medirán sus fuerzas el martes 6 de mayo en las primarias de los Estados de Indiana y Carolina del Norte.
“No es que yo le saq
ue el cuerpo”, dijo Obama en el programa Fox News Sunday de la cadena Fox de televisión. “Ya hemos tenido 21 debates”.
“Durante los próximos días están en juego dos Estados mayores, y queremos asegurarnos de que hablaremos con tantos votantes como sea posible. No tendremos debates (con Clinton) entre hoy y la primaria”, añadió.
El sitio de Internet RealClearPolitics, que compila diferentes encuestas y elabora su promedio, muestra que el senador de Illinois, con 48,8% de los posibles votantes, le lleva una ventaja de seis puntos a la senadora de Nueva York.
Rasmussen Tracking, que efectúa encuestas diarias, da porcentajes similares a ambos; la encuesta de Gallup muestra a los dos con 47% de posibles votos; y las del diario USA Today y la cadena ABC de televisión dan a Obama una ventaja de diez puntos.
Dean dijo que los “superdelegados”, funcionarios y dirigentes del Partido Demócrata que votan en la Convención, pero n
o son elegidos por los sufragantes, deberían decidirse por un candidato hacia fines de junio, casi tres meses antes de la Convención.
Según Dean, la decisión de los “superdelegados” debe responder a cuál de los dos, Clinton u Obama, demuestre que tiene más probabilidades de vencer en noviembre al candidato republicano, el senador de Arizona, John McCain, y no a quién tenga más delgados elegidos en las primarias.
“Eso es lo que estipulan las reglas del partido, ésa es la función de los 'superdelegados”, añadió.
Un serio problema para el Partido Demócrata de acuerdo con sus propias reglas y resoluciones es qué ocurrirá con los Estados de Florida y Michigan, que fueron castigados porque adelantaron las fechas de sus primarias.
El Partido Demócrata decidió que no reconocería a los delegados de esos Estados y todos los aspirantes a la candidatura presidencial convinieron en que no harían campaña ni contarían esos votos o delegados.
Pero, ahora que va atrás en la cuenta de votos populares y de delegados, Clinton insiste en que no puede dejarse afuera a dos Estados que son tan importantes para la elección en noviembre, e insiste en que si se toman en cuenta las votaciones habidas en Florida y Michigan, ella tiene más votos que Obama.
Dean dijo que espera que el partido encuentre la forma de admitir a los delegados de los dos estados contumaces.
“Si vamos divididos a la convención es muy probable que salgamos de allí divididos”, advirtió.

Washington
EFE

Ver comentarios