Enviar
Notables ausencias
Fractura nasal de Kobe Bryant preocupa a los Lakers, al igual que la lesión de Andrew Bynum, mientras Odom es baja en Mavericks, hasta el jueves

El Juego de las Estrellas le dejó dos recuerdos al escolta de los Lakers de Los Angeles, Kobe Bryant, uno bueno y otro malo.
El malo, fue una nariz fracturada debido a un golpe que recibió de Dwyane Wade, de Miami, durante el juego de estrellas el domingo pasado, en el cual el oeste venció al este 152-149. Ese “cariñito” lo pone como duda en el rectángulo.
Wade, que le vio el lado gracioso al asunto, dijo que Kobe le cometió dos faltas corridas, por lo que todavía le debe una, aunque a lo interno de los Lakers el asunto no les hace tanta gracia, mientras están a la espera del resultado de un examen más riguroso que se hizo Kobe, para determinar su presencia en el próximo partido.
Por otra parte, lo bueno fue que en ese mismo encuentro, Bryant, de 33 años de edad, rompió el récord de puntos en Juego de las Estrellas, que poseía Michael Jordan y que era 262, mientras que el escolta Lakers lo dejó en 271, tras una noche de 27 puntos.
Lo cierto es que los Lakers vuelven hoy a la acción ante Minnesota Timberwolves, en el Staples Center de Los Angeles, manteniéndose segundo en la División Pacífico, detrás de los Clippers, también de Los Angeles.
Pero Mike Brown y sus Lakers tienen además otras preocupaciones, porque el pívot Andrew Bynum, que también participó en el Partido de las Estrellas, sería otra baja.
El jugador tuvo que ser inyectado el pasado sábado por las molestias de una rodilla que le ha afectado su rendimiento en las últimas temporadas y de hecho su participación el domingo se redujo a pocos minutos debido a esta situación.
Otro equipo que tiene una ausencia en el reinicio es el de los Mavericks que ante Nets de Nueva Jersey y los Grizzlies de Memphis no podrán contar con la presencia de Lamar Odom, debido a que el entrenador Rick Carlisle le dio permiso para atender algunos asuntos familiares producto de una enfermedad de su padre.
Con Odom hay rumores de que podría retirarse al finalizar este campeonato y comprar lo que resta de su contrato, lo cual ha sido negado por el dueño de los Mavericks, Mark Cuban, mientras que Carlisle se muestra optimista de que Odom, que se ha visto afectado por diversas circunstancias aparte de la enfermedad de su padre, retome el camino del buen baloncesto que sabe practicar.
Creo que estamos más cerca que nunca del momento en el que empezará a jugar bien, dijo Carlisle agregando que “es un jugador demasiado bueno (…) tengo muchas ganas de que se sume al plantel”.

Consulta: EFE y ESPN Deportes

Luis Rojas
[email protected]


Ver comentarios