Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 29 Marzo, 2012


Teje, teje la arañita
teje, teje sin cesar;
mira atenta mi hermanita
que a tejer aprenderás.
Los hilitos son delgados,
más finitos que algodón,
pero todos enredados
bien aguantan un moscón.
¡La recuerdan en la escuela!
Pues bien, ayer en el Giuseppe Meazza, las arañitas no estuvieron finas y no pudieron encontrar la red; tejieron por los costados; tejieron por el centro y estuvieron a centímetros de ajustar la telaraña, pero un dispositivo táctico muy inteligente del técnico milanista Massimiliano Allegri, finalmente impidió que esos pequeños y geniales insectos del fútbol: Messi, Iniesta y Xavi lograran su objetivo.
Arropados por un arbitraje desastroso del sueco Jonas Eriksson, que dejó pasar dos faltas de penal, una de Abbiati a Alexis y otra de Mesbah a Puyol, violaciones al reglamento con las que Ramón Luis Méndez hubiera hecho fiesta, pero sobre todo, por toparse con un Milán grandioso tácticamente y con una voluntad de principiante, el mejor equipo del mundo no pudo meter ni un solo gol, asunto extraño en cada uno de sus partidos y se trajo un 0-0 del feudo del rey del calcio, que puede ser mucho o poco para el juego de vuelta del próximo martes en el Nou Camp, dados los antecedentes entre este par de instituciones señeras del fútbol del Viejo Continente.
Si disimulamos “las patadas” del capitán milanista, Ambrosini, a los pies de las arañas, la verdad que el trabajo de la retaguardia del Milán fue casi perfecto y eso tiene su mérito.
Además, un enorme portero, Abbiati, que salvó tres remates de gol y además, y esto es muy importante para el juego de vuelta, cada vez que el equipo rojinegro subió y contraatacó, tuvo claras ocasiones de meter un gol. Lo tuvo Ibrahimovic en su izquierda, Robinho y lo tuvo El Shaarawy.
Concentración, ubicación, entrega y disposición, de Bonera, Mexés, Nesta, Antonini (línea de cuatro) y de Nocerino, Ambrosini, Boateng, Robinho y Seedorf (línea de cinco). Arriba, bien solito, Ibrahimovic fajándose con Piqué.
Aunque la eliminatoria está abierta, se decanta del lado catalán y bien lo sentenció Pep Guardiola: “no sé por qué están tan contentos (los milanistas) de empatar en casa”.

[email protected]